A casi 5,000 kilómetros de distancia de España, se disputa el primer trofeo del futbol español en el año 2022. Athletic de Bilbao y Real Madrid disputarán la Supercopa el próximo domingo en el King Fahd Stadium de Arabia Saudita, tras haber vencido en las semifinales a Atlético de Madrid y Barcelona, respectivamente.

Esta será la tercera final disputada desde que el formato cambió a un Final Four que incluye no solo a los campeones de LaLiga y Copa del Rey, sino también a los subcampeones o, en caso de que sean los mismos, a los mejores ubicados de ambos certámenes.

De igual forma, es la tercera vez que los finalistas de la Supercopa no son ni el vigente campeón de LaLiga ni el de la Copa del Rey, pues en la edición 2022, el Real Madrid clasificó como segundo lugar del torneo liguero y el Athletic de Bilbao como subcampeón de copa. Sin embargo, para Bilbao hay una sensación especial en esta ocasión.

El Athletic buscará convertirse en el primer bicampeón del torneo en los últimos 11 años, ya que el antecedente más reciente fue el Barcelona dirigido por Pep Guardiola, que fue campeón consecutivo en 2009, 2010 y 2011. El conjunto de Bilbao es el vigente monarca tras haber vencido justamente al Barca en la edición 2021, jugada en el estadio de La Cartuja, en Sevilla.

“Es un honor para nosotros defender nuestro título, el Athletic está con estos tres gigantes (Real Madrid, Barcelona y Atlético). Estamos en las mismas circunstancias que el año pasado, vamos a ver si el resultado sale igual”, señaló el entrenador de Bilbao, Marcelino García Toral, tras eliminar a los colchoneros del ‘Cholo’ Simeone por marcador de 2-1.

La hazaña de Bilbao no es algo extraño, pues es el tercer máximo ganador en la historia de la Supercopa (nacida en 1982) con tres títulos, los dos más recientes obtenidos en los últimos seis años con una generación de jugadores clave como Iker Muniaín e Iñaki Williams. El segundo lugar histórico es su rival del próximo domingo, el Real Madrid, que ha ganado 11 estrellas, mientras que Barcelona es el líder con 13.

“No nos incomoda para nada nuestro rol. Es así. Decir lo contrario es apartarse de la realidad. Son los tres (Real Madrid, Atlético, Barcelona) quienes han dominado nuestra liga en los 20 últimos años”, dijo García Toral respecto a su papel de víctima en la final de la Superliga 2022, que por segunda ocasión se está celebrando en territorio de Arabia Saudita.

Del otro lado, esta será la oportunidad de Carlo Ancelotti de ganar su quinto título como entrenador del Real Madrid en menos de 150 partidos dirigidos (llegará a 149 el domingo). El italiano regresó a las riendas del club merengue a partir del verano de 2021 y después de 21 jornadas disputadas tiene al equipo como líder de LaLiga con cinco puntos de distancia respecto al Sevilla.

Para el partido final, la única baja del Real Madrid es la del defensor David Alaba, pues aunque se temían más bajas por el desgaste en la victoria (3-2) de semifinales contra Barcelona, Ancelotti anunció que están recuperados elementos como Karim Benzema, Vinícius Junior y Federico Valverde.

El choque entre Real Madrid y Athletic de Bilbao es inédito en una final de Supercopa, lo cual no es un buen avistamiento para los merengues, pues ya han perdido contra tres equipos que no fueran Barcelona en esta instancia: en 1982 cayó 1-4 ante Real Sociedad, en 1995 cayó 1-5 ante Deportivo La Coruña y en 2007 perdió 3-6 ante Sevilla.

“Me preocuparía que los jugadores pensaran que somos favoritos, pero no lo piensan. Piensan que tenemos que hacerlo todo para ganarlo”, dijo Ancelotti previo al debut del Real Madrid en la Supercopa 2022, donde empezaron con el pie derecho al ligar cinco victorias consecutivas contra su acérrimo rival, Barcelona, algo que no ocurría desde la racha de siete entre 1962 y 1965.

De acuerdo con cifras de Mundo Deportivo, el vencedor de la Supercopa 2022 se embolsará 12 millones de euros, una cantidad muy superior a los cuatro que se llevaba el monarca cuando el torneo se celebraba en verano en territorio español. El anterior ganador en Arabia Saudita fue el Real Madrid, que venció 4-1 en penales a Atlético de Madrid en 2020.