Sultanes de Monterrey terminó su primera temporada en la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) al ser eliminados tras cinco juegos en la fase inicial de los playoffs, una experiencia de aprendizaje en la parte deportiva y económica, comentó José Maiz García, presidente del equipo, a El Economista.

“En lo económico no tuvimos ningún problema porque hubo una buena venta de abonos y en lo deportivo fue bueno haber calificado y un buen aprendizaje para nosotros. (En lo deportivo) fue algo nuevo porque estamos acostumbrados a que cuando contratas algunos refuerzos se queden contigo todo el año y aquí no es el caso (por los permisos que otorgan los equipos de Grandes Ligas), pero son cosas que tenemos que ir aprendiendo y mejorando”, manifestó el directivo.

La asistencia se mantuvo baja durante la campaña 2019-20 en el Palacio Sultán, inmueble con 21,906 asientos. En ocupación del estadio fue la organización con menor porcentaje de la LMP, con apenas 28.5% durante la temporada, con un promedio de 6,244 asistentes por encuentro, el octavo en este rubro, sólo por encima de Algodoneros de Guasave y Mayos de Navojoa, los dos equipos eliminados en el calendario regular, y lejos de los 15,440 que promedió por juego Tomateros de Culiacán, el líder en el circuito. Para playoffs, la ocupación subió apenas 1.9%, con una media de aficionados de 6,661.

José Maiz explicó las razones de las bajas entradas: “El promedio bajó bastante porque nosotros en verano acostumbramos regalar muchos boletos en las zonas marginadas, en escuelas y en invierno no se hizo eso. Eso nos pegó muchísimo en la asistencia, pero no se perdió dinero. Queríamos probar si en invierno podíamos tener buena asistencia; sin embargo, la gente aquí no está acostumbrada a ir al beisbol en invierno, está mucho más frío que en verano”, señaló.

Esta situación ayudó a reflexionar para mejorar los ingresos la siguiente temporada. “Necesitamos crear algo más, tenemos que dar algo más en cuanto al servicio, alimentación, bebidas, algo diferente para hacerle más cómodo al aficionado en invierno, que esté más a gusto”.

Respecto a la venta de abonados, Maiz García dijo que se vendieron alrededor de 1,000 pases para la campaña. Si consideramos que los abonos tuvieron un costo promedio de 5,242 pesos, por abonados el club habría ingresado alrededor de 5.2 millones de pesos en su debut en el Pacífico. Si se hace el ejercicio de restar los 1,000 abonados a los 6,244 asistentes por duelo en la campaña regular y a esas 5,244 personas se les calcula con el costo boleto promedio (154 pesos) por juego, sin abonos, ingresaron en promedio 807,576 pesos por juego y en el rol regular (33 juegos de local) por boletaje habrían obtenido 26.7 millones, más los 5.2 de abonados llegarían 31.9 millones de pesos.

En postemporada, con una asistencia total de 19,984 personas en los tres juegos, con un costo promedio de 203 pesos por boleto, en playoffs obtuvieron por taquilla casi 4.1 millones, para un total en la campaña de 36 millones de pesos por taquilla.

La baja asistencia los impulsa a pensar en los patrocinadores para la temporada 2020-21 de la LMP. “Tuvimos muchísimos patrocinadores, creo que fue una muy buena campaña porque aprendimos bastante. Es el primer equipo que juegan en las dos ligas y eso era un atractivo con un equipo que está haciendo historia. También es algo que tenemos que cuidar, ver cómo vamos a tener más aficionados para que los patrocinadores estén más contentos y nos sigan apoyando. Estamos evaluando eso ahorita, si buscar patrocinadores todo el año y también buscar abonados todo el año, para las dos temporadas”, señaló el presidente del Sultanes.

Maiz García considera que deberán planear su segunda temporada en el Pacífico desde abril, cuando empiecen la campaña en la Liga Mexicana de Beisbol. Mejorar lo deportivo y la experiencia de los aficionados es prioritario para el club, ya que eso llevará a obtener mejores resultados con los patrocinadores.

El presidente del consejo agregó que el compromiso inicial de jugar en la Liga Mexicana del Pacífico fue por tres temporadas, aunque manifiesta que quieren quedarse de manera definitiva en el circuito invernal.

“Tenemos un compromiso mínimo de tres años, pero la idea es seguir en el Pacífico para siempre, no es salirnos. La idea es formar un mejor equipo para ir dando mejor espectáculo, que venga más gente y algún día tener aquí la Serie del Caribe”, compartió.

[email protected]