Sultanes de Monterrey es el único equipo que compite en las dos ligas más importantes del beisbol en México: la Liga Mexicana de verano (LMB) y la del Pacífico en invierno (LMP). Después de una decepcionante temporada en la primera, en la que ni siquiera accedieron a playoffs al quedar en séptimos de nueve posibles dentro de su zona (Norte), ahora buscan la revancha para un cierre de año histórico en el campeonato que se disputa en el noroeste del país.

Los regios terminaron la primera vuelta de la LMP 2021 con una sensación negativa similar a la de la LMB, pues se ubicaron séptimos con promedio de victorias de 0.469%, aunque la segunda vuelta empezó mejor con una racha de cinco victorias y ya escalaron al quinto lugar con un promedio de 0.500% en 10 juegos. Pero no es suficiente, ya que el objetivo sigue siendo la final en enero de 2022.

“Hicimos un proyecto a cuatro años pero tenemos la obligación de mejorar lo que hicimos el año pasado (LMP 2020-21), cuando terminamos en un récord poco arriba de 0.500 y llegamos a semifinales. Para llegar a una mejor temporada deberíamos estar compitiendo en la final y así poder seguir cimentando lo que significa Sultanes en la liga de invierno”, puntualiza Jesús Valdez Jr., director deportivo de Sultanes de Monterrey, en entrevista con este diario.

El proyecto de cuatro años se formó desde 2020 junto con otras actividades: renovación de roster, de directiva y de filosofía. Uno de esos cambios fue la llegada de Valdez Jr. a la dirección deportiva tanto de la liga invernal como de la de verano, asumiendo retos diferentes pero encaminados a establecer a la novena regia como un protagonista del beisbol mexicano.

“Nuestro objetivo desde 2020 fue poner al equipo en los primeros lugares de la LMP, construirlo, hacer cambios importantes y a través del draft, que hasta este año pudo haber uno. El año pasado (temporada 2020-21) se hicieron un total de 35 cambios de jugadores de los 70 que tenemos en la lista de reserva, se cambió completamente el cuerpo técnico y se creó una filosofía nueva basada en la buena defensa y el pitcheo, es una filosofía que nos puede mantener cerca para que nos dé la oportunidad de ganar los juegos”.

Entre 2020 y 2021, el roster ha sido reforzado con peloteros de experiencia como Fernando Pérez, Carlos Figueroa y Juan Ramón Noriega e incluso algunos de menor renombre como Alberto Carrión o Ricardo Serrano, quienes venían de sus antiguos clubes con estadísticas no tan altas a la ofensiva, pero que son de la entera confianza del director deportivo “porque todas las jugadas de rutina nos las van a resolver”, mientras que Figueroa, “siendo uno de los center fielders mexicanos con más talento, nos da tranquilidad y nos salva muchos juegos sin siquiera dar un hit”.

Sultanes de Monterrey se adhirió a la LMP apenas en 2019, por lo que esta es su tercera temporada en dicho circuito. No obstante, su longevidad en la LMB, donde tiene el récord de más temporadas con un total de 82 (desde 1939), le impulsa a tomar el mismo protagonismo de verano en el invierno.

“Cuando me ofrecen el cargo en las dos ligas el reto fue aún mayor porque Sultanes a pesar de tener un nombre muy longevo en LMB, es joven en LMP. Con Sultanes de verano la responsabilidad es muy grande porque hay una historia muy grande y cada año se tiene la obligación de pelear por un campeonato, entonces llegar a la dirección de invierno pone un poco de más presión para también buscar estar en las posiciones más altas”.

Sultanes ha ganado 10 títulos de la LMB y es el tercer equipo más ganador por detrás de Tigres (12) y Diablos Rojos (16). Aunque apenas juega su tercera temporada en LMP, la reputación que se ha ganado la plaza de Monterrey en el futbol con Rayados y Tigres, así como en el basquetbol con Fuerza Regia (actual bicampeón nacional), obliga al beisbol a retomar su prestigio de antaño no solo en el logro de campeonatos, sino también en la formación de jugadores.

“Debemos ser uno de los pilares y protagonistas en el beisbol mexicano cada año, tenemos la obligación de estar en los primeros planos siempre y en LMP debemos tomar el mismo ritmo para competir en invierno (…) La liga invernal es un poco más pareja, aquí el pronóstico que uno haga de ser campeón sinceramente es muy voluble, en verano sí veo un par de equipos mucho más fuertes que los de invierno pero también muchos que son muchísimo más débiles y que provocan que el nivel no se mantenga”.

Dentro de su currículum, Valdez Jr. ha sido buscador de talentos en los Pittsburgh Pirates y jefe de scouts en México de los Tampa Bay Rays, ambas instituciones de las Grandes Ligas. También ha trabajado para los Leones de Yucatán y los Venados de Mazatlán, juntando una carrera como experto en detección de talento durante más de 11 años.

Es por ello que uno de sus objetivos primordiales es la exportación de jóvenes mexicanos a Estados Unidos y, luego de dos meses de trabajo en LMP, ya tiene asegurada la transferencia de cuatro peloteros de entre 17 y 21 años para enero de 2022.

“Mi misión es regresar a Sultanes a ser la organización de antes, poner más peloteros en EU porque hubo un cambio en la administración y eso se dejó de hacer en los últimos cinco años. Queremos ser una catapulta de nuevo para los jóvenes, empujarlos a llegar a ese sueño de Grandes Ligas o si no que sean los nuevos ídolos mexicanos de nuestra organización, estamos sufriendo un cambio generacional en el cual peloteros de mucho renombre ya están cerca del retiro y creemos que podemos crear nuevos ídolos para que hagan una carrera larga y fructífera para ellos y sus familias”.

En el roster actual, Sultanes cuenta con 35 peloteros de entre 14 y 21 años procedentes de diversas áreas de Nuevo León, Sinaloa y Sonora, principalmente de Culiacán y Ciudad Obregón. Luego de lograr la venta de cuatro de ellos a Estados Unidos en el próximo mes de enero, la visión es duplicar esa cifra el siguiente año “y tratar de seguir sumando cada año para poder darle más oportunidad a estos jóvenes”, resalta Jesús Valdez, quien es acompañado en su staff de dirección deportiva por Bernardo López, ex scout y coach de Toros de Tijuana (actuales campeones de LMB), así como Alberto Manrique, Jonathan Castellanos y Omar Espino, todos entrenadores mexicanos.