Desnudando grandes limitaciones técnicas, Suiza y Honduras empataron sin goles y despejaron el camino para que España y Chile se clasificasen a la segunda ronda de la Copa Mundial.

Suiza, que había vencido a España 1-0 en su debut, totalizó cuatro puntos y Honduras uno en el Grupo H, contra seis de españoles y chilenos. España trepó al primer lugar al vencer 2-1 a Chile.

Suiza y Honduras llegaron a la última fecha con posibilidades de avanzar si ganaban en el estadio Free State de Bloemfontein, y conscientes de que el empate los condenaba a ambos.

Los europeos, que habían mostrado un futbol defensivo en sus dos primeras salidas, intentaron atacar, pero lo hicieron torpemente, con centros que facilitaban la tarea de la defensa hondureña.

El técnico del equipo centroamericano Reinaldo Rueda hizo un planteo cauteloso que casi le da resultados. Pobló el mediocampo de gente, dejó solo al veloz David Suazo arriba y apostó al contragolpe.

Por esa vía Honduras tuvo varias oportunidades de anotar ya que sorprendió constantemente adelantada a la zaga suiza, muy lenta para volver. Los hondureños, sin embargo, fallaron una y otra vez en los pases y no pudieron terminar las jugadas.

Suazo desaprovechó una muy buena ocasión promediando el complemento, cuando recibió un centro de Edgar Álvarez y cabeceó desviado desde muy buena posición. Poco después Álvarez dejó escapar la jugada más clara del partido en otro contraataque. Recibió un pase de Suazo y enfrentó mano a mano al arquero Diego Benaglio, quien alcanzó a manotear el balón y desviarlo al córner.

Suiza fue el que hizo el gasto y también dispuso de algunas jugadas propicias.

Un zurdazo bajo de su capitán Gokhan Inler desde la boca del área se fue afuera a los 18 minutos y poco después Eren Derdiyok desaprovechó la jugada más clara de gol de su equipo cabeceando afuera desde muy cerca.

El arquero hondureño Noel Valladares se mostró seguro y contuvo sin problemas algunos tiros desde media distancia, incluido uno de Tranquilo Barnetta y otro de Blaise Nkufo.

Nkufo tuvo dos buenas ocasiones ante centros al segundo palo y definió mal en ambas.

El goleador suizo Alexander Frei, quien viene de una lesión, entró al final y estuvo cerca del gol una vez, en que no alcanzó a empalmar bien un balón que le quedó muy alto.