Sorteos para financiar becas de deportistas de alto rendimiento y en la mesa, la iniciativa para desaparecer el Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento (Fodepar). La lectura de los tiempos se teje con los argumentos para no extinguir un modelo que ha operado desde 1998. Ex atletas olímpicos y paralímpicos, medallistas de México tienen en este fondo un ingreso legítimo y vitalicio, mientras que en tiempos actuales los deportistas en activo tienen la posibilidad de trabajar con patrocinios para ingresar más a sus bolsillos.

Desde que se planteó la iniciativa del Partido Morena de desaparecer la mayoría de los 44 fideicomisos públicos, saltaron las dudas sobre el paso a seguir en el escenario de que no sobreviva el Fodepar: ¿crear una nueva figura jurídica? ¿depósitos directos del ejecutivo federal a las cuentas bancarias de los atletas? ¿sorteos de propiedades a través del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado? y si esto continúa así... ¿agradecerle totalmente al presidente Andrés Manuel López Obrador por abrir el canal del recurso?

Para conocer una escala, atletas como las taekwondoínes María del Rosario Espinoza y Briseida Acosta que han acumulado medallas de oro, plata y bronce en diversas competencias internacionales reciben por parte del Fodepar más de 70,000 pesos mensuales.

La cantidad económica que se otorga a cada atleta, lo determinan las reglas de operación del fondo y la decisión del Comité técnico, tomando en cuenta sólo el color de la medalla de más alto nivel que haya ganado un deportista. De acuerdo a datos proporcionados a El Economista, los atletas que reciben el recurso vitalicio pueden ganar desde 13, 000 pesos por metal dorado, 11,500 pesos por plata y 10,000 pesos por la medalla de bronce. Los estímulos de becas para atletas de alto rendimiento en activo son diferenciados y en escala. Existen desde los que ganan mensualmente 13, 000 pesos o 25, 000 pesos y hasta 85, 000 pesos.

Y esta cantidad se puede inflar si los deportistas reciben un estímulo económico. Hace un año, cuando los atletas regresaron de los Juegos Panamericanos Lima 2019, López Obrador realizó el sorteo para vender la residencia que perteneció al empresario chino-mexicano Zhenli Ye Gon. El empresario Carlos Bremer a través de la Fundación Butaca Enlace adquirió el inmueble en 102 millones de pesos, una casa valuada en 95 millones de pesos.

Con este dinero, el presidente entregó estímulos económicos, destinando a los medallistas de oro 720, 000  pesos, que corresponden a 60, 000 pesos por mes. A los atletas que obtuvieron medalla de plata se les entregaron 20, 000 pesos más 35, 000 pesos por cada mes, mientras los que ganaron bronce se llevaron 20, 000 pesos más 25, 000 pesos mensuales.

“Es la primera vez que se van a entregar recursos que han sido obtenidos, confiscados de la delincuencia. Viene Japón necesitamos más medallas. Más ejemplo de perseverancia, de entrega, de pasión”, dijo en aquella ceremonia AMLO.

La nadadora Nahomi Somellera, máxima ganadora con seis oros de la delegación mexicana en la justa continental dijo que el dinero “lo invertirá en su familia y carrera deportiva”.

¿Qué queda por hacer durante la incertidumbre de la existencia del Fodepar?

“Daremos opciones jurídicas administrativas viables para blindar estos recursos y buscar una figura que atienda a los atletas clasificados y por clasificarse a los Juegos Olímpicos. De estos recursos dependen más de 1030 personas entre equipos multidisciplinarios, medallistas olímpicos, paralímpicos, talentos deportivos y en este entendido proponemos nuevas figuras con base en cómo queden las modificaciones a La Ley de Cultura Física y Deporte y su reglamento. No sé si en el gobierno estén viendo una opción para poder darle viabilidad a la dotación de estos recursos”, menciona a El Economista, Daniel Aceves, presidente de la Asociación de Medallistas Olímpicos de México.

marisol.rojas@eleconomista.mx