Monterrey.- Tras haber sufrido un asalto el pasado fin de semana, Severo Meza defensa del Monterrey, se reincorporó a los entrenamientos del conjunto regiomontano y dijo que fue una experiencia desagradable, pero que lo importante es que está a salvo al lado de su familia.

"No es una grata experiencia, fuí golpeado y asaltado, pero gracias a Dios estoy bien con mi familia, expuesto a todo como cualquier otra persona, creo que la inseguridad es para todos, pero todo bien gracias a Dios, agradezco que estoy bien", indicó.

El jugador consideró que el regresar a los entrenamientos, tras ausentarse el lunes por el asalto que sufrió el domingo en las afueras de su domicilio, es lo más positivo para él, porque le ayudará a dejar atrás lo acontecido.

"Es lo mejor, entrenar, exigirme, seguir con la motivación de jugar, me puede ayudar a dejar esto atrás y físicamente estoy bien, simplemente es el golpe que tengo en la frente, pero es lo de menos, estoy en condiciones para ser tomado en cuenta, si el entrenador me necesita", declaró.

Severo Meza indicó que tras lo acontecido, puso ante las autoridades la denuncia correspondiente y dejó en claro que su deseo es no recordar más lo sucedido.

El defensa añadió que después de lo que pasó, buscará cambiarse de domicilio, con el firme objetivo de tener mayor seguridad al lado de sus seres queridos.

BVC