Si Paraguay espera dar una campanada el sábado ante España por los cuartos de final del Mundial, una de sus claves será la labor que su volante Enrique Vera pueda realizar en la lucha por el control del mediocampo.

Junto a Christian Riveros, Vera es uno de los dos escudos del esquema del entrenador Gerardo Martino, pero además Vera tiene gol como lo mostró ante Eslovaquia en la primera ronda, cuando marcó un tanto en el triunfo 2-0.

Es una labor que será complicada, España tiene un mediocampo de mucho respeto y tenemos que estar atentos, va a ser una labor de mucho desgaste'', dijo Vera. No podemos dejarles tener la pelota, hay que presionarlos para que no dejarles pensar en ningún momento''.

Para nadie es secreto que gran parte del éxito español se basa en la sociedad de Xavi Hernández y Andrés Iniesta.

Son jugadores excepcionales. Saben tocar muy bien la pelota, pero tenemos con qué pelear para equilibrar la balanza a nuestro favor'', agregó Vera luego del entrenamiento del jueves. Estamos tranquilos sabiendo que el sábado podemos lograr mucho más de lo que estamos haciendo''.

Aunque en el papel España es el amplio favorito, Vera dijo que ellos no están relajados de cara al encuentro que se realizará en Ellis Park.

Ellos saldrán a buscar el partido y eso puede provocar que tengamos menos presión, pero nosotros queremos ser también protagonistas'', agregó Vera. ``Ni nos relajamos ni mucho menos''.

Vera es un veterano de 31 años que quizá está en su primer y último Mundial. Su carrera la ha pasado en equipos de su país y fuera tuvo un paso efímero por el América de México luego de brillar con la Liga Deportiva Universitaria de Quito, con quienes alcanzó un subcampeonato en el Mundial de Clubes de 2008.

Ahora no pienso en esas cosas, es el pasado, estoy pensando en lo que se viene que es España'', agregó Vera, quien al terminar el Mundial deberá reportarse con su nuevo equipo, el Atlas de Guadalajara mexicano.