El nadador estadounidense Michael Phelps se declaró culpable de conducir ebrio y a exceso de velocidad, por lo que estará durante año y medio en libertad condicional.

El 30 de septiembre, Phelps fue detenido por conducir a exceso de velocidad y cruzar al carril contrario mientras manejaba por un túnel en Baltimore , al someterse a la prueba de alcoholemía, superó por mucho el límite permitido.

En el informe policial, se lee también que el campeón olímpico y mundial, arrastraba las palabras y tenía los ojos rojos , además de que al ser arrestado se mostró desorientado y combativo .

En un principio se determinó que el deportista más laureado de la historia olímpica, iría a la cárcel sin embargo, tras reconocer su culpa y mostrar arrepentiemiento, este día dicho castigo quedó en suspenso y el juez informó que cumplirá una pena de 18 meses en libertad condicional y deberá permanecer en tratamiento contra el alcoholismo.

Esta no es la primera vez que El Tiburón de Baltimore ha sido arrestado por encontrarse en estado de ebriedad. La primera vez fue hace 10 años, cuando el nadador tenía 19 y fue condenado a 18 meses de libertad provisional y pagó una multa de 250 dólares.

Phelps, ganador de 22 medallas olímpicas, 18 de oro, se encuentra desde hace algún tiempo en terapias y acude a un programa de ayuda de la organización Alcohólicos Anónimos.

mrc