¿Qué significa ser el hombre más veloz del mundo? ¿Se trata de contar con 1.95 metros de altura, pesar 94 kilogramos, tener una fuerza muscular incuantificable y completar 100 metros en sólo 41 o 42 zancadas mientras a los rivales les toma 44 recorrer la misma distancia?

Hasta ahora, pareciera que ser el hombre más rápido de la Tierra sólo significa llamarse Usain Bolt: ser jamaicano y tener duros entrenamientos para realizar una coordinación perfecta entre los más de 30 músculos que se involucran en una carrera.

Pero la realidad es que ese tiempo en el que Bolt era el rey del mundo, el más veloz, parece comenzar a ponerse en duda, luego de que el estadounidense Justin Gatlin ha sido el único corredor capaz de retarlo, vencerlo y presionarlo de cara a los próximos Juegos Olímpicos de Río 2016.

Fue en el 2013 cuando por primera vez Gatlin se impuso al jamaicano durante el duelo estelar de la Liga Diamante de Roma. Era junio y Bolt recién se estrenaba en aquella temporada. Pero el estadounidense ya había iniciado una batalla verbal que terminó ganando más allá de las palabras.

Ese día la pista le dio la razón a Gatlin, quien, pese a tener un arranque menos veloz que Bolt (163 milésimas frente a 143 de su rival), logró vencer por primera vez al relámpago, al imponerse en los 100 metros por 9.94 segundos, una centésima menos que Usain.

Dos años después, en el Mundial de Atletismo realizado en Beijing, el atletismo le dio revancha a Usain, quien demostró que nunca, pero nunca, se debe subestimar al hombre más veloz del mundo.

Algunos aseguran que ése fue el oro más difícil en la carrera del jamaicano, pues completó los 100 metros en 9.79 segundos, mientras que Gatlin, pese a su esfuerzo sobrehumano, llegó segundo con 9.80 segundos.

Hasta antes de esa carrera, Justin se había proclamado como el hombre más veloz del 2015, con 9.75 segundos en la distancia, pero en el Mundial, acaso por la presión que ejercía Bolt como el máximo favorito o un segundo de desconcentración o algún otro extraño motivo, le impidieron al estadounidense emular ese tiempo.

Hoy, a dos meses de los Juegos Olímpicos de Río, Justin Gatlin ha vuelto a alzar la mano como el rival a vencer en la competencia veraniega. El estadounidense logró la semana pasada, en la reunión de atletismo de Roma, su mejor tiempo de esta temporada al cronometrar en los 100 metros 9.93 segundos.

No obstante que el tiempo está lejos de su mejor marca personal (la cual es de 9.74 segundos), eso no le impide soñar con acabar con el reinado que desde el 2008 ha ejercido Usain Bolt.

Y es que tras los Juegos Olímpicos de Londres 2012, el jamaicano se ha visto aquejado por las lesiones, y, desde su récord del orbe impuesto en el Mundial de la especialidad en el 2009 (9.58 segundos), su mejor tiempo ha sido justo el conseguido en la capital londinense (9.63), mientras que este año apenas ha logrado recorrer los 100 metros en 9.98 segundos.

Gatlin ha incluso ido mejorando, mientras que la mejor marca que ha conseguido el jamaicano ha sido en el 2013, donde logró 9.77, hasta el momento no ha logrado volver a hacer ese tiempo, por lo que en Río Bolt necesitará dar lo mejor de sí.

Aunado a ello, Bolt deberá lidiar con la sospecha de dopaje de su compañero de equipo Nesta Carter, quien dio positivo en un test antidopaje luego de un reanálisis de sus muestras en Beijing 2008.

En tanto, Gatlin deberá mostrar en Río 2016 que ser el hombre más veloz del mundo no necesariamente se trata de ser más alto o más fuerte y que se puede conquistar el mundo siendo simplemente él.