Herning.- Después de un 2011 marcado por la clara victoria del español Alberto Contador y la posterior descalificación por la suspensión por un caso anterior de dopaje, el Giro de Italia quiere pasar página con una 95 edición que comienza este sábado en Dinamarca.

El día de la llegada a Milán, el 27 de mayo tras 21 etapas, el italiano Michele Scarponi, campeón oficial al ser el segundo del año pasado detrás de Contador, espera poder ser el vencedor en la carretera y no por la sanción a un competidor.

"Quiero ganar en la carretera", afirmó Scarponi, de 32 años, que parte como uno de los grandes favoritos.

El italiano recibió el jueves el trofeo de campeón del Giro-2011 y recordó allí que Contador fue muy superior en esa edición y que sólo perdió el título por una decisión del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), por un control positivo del Tour de Francia de 2010.

El Lampre de Scarponi debería ser el responsable de llevar el peso de la carrera este año, con el refuerzo además de Damiano Cunego, campeón del Giro en 2004, que puede ser tanto un aliado para el jefe de filas como una alternativa si su líder no responde al nivel esperado.

Otro ex campeón de la carrera rosa (2006 y 2010) como Ivan Basso, que como Scarponi ya pagó su deuda por su implicación en la 'Operación Puerto', también aspira a conquistar esta prestigiosa carrera, creada por el diario deportivo La Gazzetta dello Sport en 1909.

El veterano de 34 años, que ha sufrido dos caídas en el arranque de la actual temporada, ya ha avisado de que no llega en su mejor forma, pero sí ilusionado con lograr la victoria.

El trazado de la actual edición es especialmente duro, con unas primeras etapas llanas que incluyen trampas y un perfil accidentado en algunas de ellas, que podrían poner en apuros a los favoritos.

La última semana estará centrada en la montaña, con las grandes dificultades incluso en el penúltimo día, y el último día será con una contrarreloj individual de 30 kilómetros.

Junto a Scarponi y Basso, también figuran entre los principales favoritos el luxemburgués Frank Schleck, llamado a última hora, el español Joaquim Rodríguez, el francés John Gadret, el también italiano Domenico Pozzovivo (reciente vencedor de la Vuelta al Trentino) y el venezolano José Rujano, tercero del Giro en 2005 y sexto en 2011.

Contador, en sus pronósticos, ha señalado los nombres de los dos últimos, Pozzovivo y Rujano.

"Rujano competirá por el podio", puntualizó su director deportivo, Gianni Savio, que no quiere que su correder esté demasiado expuesto de entrada. Ningún corredor sudamericano ha ganado todavía el Giro de Italia, una prueba que cuenta con un gran impacto internacional, al retransmitirse para 160 países.

Para desarrollar todavía más esa audiencia mundial, el Giro no ha dudado en probar con aventuras en el extranjero, como esta de Dinamarca, que comienza en Herning, una tranquila ciudad que vive con intensidad el ciclismo y donde nació el ex corredor Bjarne Riis, campeón del Tour de Francia de 1996.

Scarponi sustituyó a Contador oficialmente en el palmarés del Giro de Italia, pero el madrileño fue el ganador de una carrera en la que no dio positivo, por lo que para muchos continúa siendo el ganador moral, aunque haya sido desposeído de su corona.

El 27 de mayo, la carrera espera contar con un nuevo campeón, esta vez sin sobresaltos posteriores.

Giro de Italia 2012

Da clic en la imagen para ampliarla

apr