Berlín.- El francés del Bayern de Múnich Franck Ribéry, expulsado en la ida de la semifinal de la Liga de Campeones contra el Lyon y que no pudo jugar por ello la vuelta del martes (victoria alemana 3-0), seguirá suspendido en la final, una decisión que el club bávaro piensa recurrir.

La comisión de control y de disciplina de la Unión de Asociaciones Europeas de Futbol (UEFA) sancionó al jugador con un total de tres partidos, lo que incluye la final de la competición europea, y no atendió la petición de rebajar la suspensión, señaló el miércoles el club germano.

" No entendemos los motivos por los que la UEFA tomó esta decisión, para nosotros es completamente injustificada", dijo el Bayern en un comunicado.

El pasado miércoles, Ribéry fue expulsado en el minuto 37 de la ida de la semifinal (victoria alemana 1-0) contra el Lyon francés por una entrada contra el atacante argentino Lisandro Alonso.

"No se puede hablar de acto de violencia ni se puede reprochar a Franck Ribéry de haber querido agredir voluntariamente a su adversario. Lisandro no se lesionó y pudo retomar el partido", recordó el club.

El Bayern reiteró su disconformidad con el castigo y se mostró dispuesto a "agotar todas las vías jurídicas" para que el astro galo pueda estar en el duelo decisivo de la Champions.

Tras el partido de ida, su entrenador Louis Van Gaal consideró injusta la roja a Ribéry y quitó importancia al incidente. "No mereció la roja. La entrada de Ribéry no debió ser tan grave, Lisandro pudo jugar los noventa minuots", señaló en aquel momento el técnico neerlandés.

Ribéry está teniendo un "annus horribilis" marcado por numerosas lesiones y su presunta implicación en un caso de prostitución de menores que se está investigando en su país.

En caso de no poder jugar finalmente la final del 22 de mayo en el Santiago Bernabeu de Madrid, la estrella francesa sufriría un duro golpe, ya que la Liga de Campeones siempre ha sido uno de sus principales objetivos y la gran motivación para ir a un 'grande' como el Bayern.

El Bayern también se vería privado de uno de los elementos de su arma 'Robbery', el dúo letal que forman Ribéry y el atacante holandés Arjen Robben, otros de los hombres-clave para el éxito del equipo.

El equipo muniqués, el más laureado del fútbol alemán, no jugaba una final de Liga de Campeones desde la edición de 2001, cuando se impuso en la tanda de penales en Milán al Valencia, en la última de sus cuatro coronas. El resto fueron conseguidas en la antigua Copa de Europa (1974, 1975, 1976).

Si no puede jugar la final de Madrid, a Ribéry le quedarían tres encuentros con el Bayern (dos en la Bundesliga y la final de la Copa de Alemania) antes de afrontar con su país el Mundial de Sudáfrica-2010.

BVC