El ciclista Alberto Contador, una vez cumplida su sanción por dopaje, y el británico Chris Froome, segundo en el pasado Tour tras su compatriota Bradley Wiggins, serán los principales favoritos al triunfo final de la Vuelta a España, que comenzará el sábado en Pamplona.

A diferencia del último Tour de Francia, que muchos calificaron de escaso interés por su recorrido excesivamente plano y un exceso de kilómetros contrarreloj, la Vuelta se presenta con un trazado muy sinuoso, con 10 finales de Etapa en alto y con apenas 40 km de contrarreloj individual y 16.5 por equipos.

El gran favorito para el triunfo final será Alberto Contador (Saxo Bank), vencedor de dos Tour, un Giro y una Vuelta (2008), en la única participación hasta ahora del ciclista en la ronda española.

La gran incógnita será conocer al forma del corredor de 29 años, después de que a principios de este mes cumpliera la sanción de dos años por dopaje.

FROOME Y SU MOMENTO

Tras su regreso a la competición, el 6 de agosto, sólo ha participado en una carrera, al Eneco Tour, en la que acabó cuarto. Pero el trazado llano de esta prueba belga no sirve para conocer el estado de forma exacto en el que se presenta el corredor de Pinto.

El otro máximo favorito será Chris Froome. El británico, nacido en Kenia, tendrá a su disposición el mejor equipo del mundo, el Sky para tratar de repetir la actuación del pasado Tour de Francia, certamen en el que Froome fue segundo, sólo superado por su líder, Bradley Wiggins.

El ciclista del Sky ya había demostrado en la Vuelta del 2011 que puede ser un corredor idóneo para las grandes vueltas en los próximos años, al ganar una etapa de montaña y acabar segundo en la clasificación general, a sólo 13 segundos del español Juan José Cobo.

El sorprendente vencedor del pasado año, ahora en el Movistar, deberá demostrar que su triunfo en el 2011 no fue casual. Otros corredores con opciones son los locales Joaquim Purito Rodríguez e Igor Anton, así como Jurgen van den Broeck.