La designación de Qatar como sede de la Copa del Mundo de Futbol 2022 fue comprada por ese país, con el consentimiento de organismos como la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA).

La revista France Football publicó un reportaje titulado Qatargate , que consta de 20 páginas, donde revelan la posible compra de votos para elegir al país asiático como sede de la justa del orbe.

Entre presunciones de corrupción, compromisos, contradicciones, posibles cambios de las condiciones y una repentina lluvia de gasodólares, muchas preguntas se plantean sobre la transparencia del voto sorpresa de diciembre del 2010 , menciona la publicación.

Además de señalar a la FIFA y a las federaciones de futbol de Francia y Emiratos Árabes, nombra a personajes ligados al deporte y al organismo rector del balompié como los 10 principales actores del Mundial 2022 .

Sostiene que el presidente de la Unión Europea de Asociaciones de Futbol (UEFA), el francés Michel Platini, acudió a una reunión secreta en noviembre del 2010 con el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y el príncipe de Qatar, Tamim bin Hamad al-Thani.

Tras la misma, donde se pactó la compra del club París Saint-Germain por parte de los cataríes y la creación de un canal de televisión, Platini cambió el sentido de su voto para el emirato en lugar de hacerlo por Estados Unidos.

También aparecen los nombres del expresidente de la Federación Asiática, Mohammed Bin Hammam, castigado de por vida el año pasado; el extitular de la Federación Brasileña, Ricardo Teixeira; el mandamás de la Asociación de Argentina, Julio Grondona, y el presidente de Barcelona, Sandro Rosell.

El 2 de diciembre del 2010 y ante el favorito Estados Unidos, Qatar logró la sede del Mundial 2022 con 14 votos de 22 posibles; Platini aceptó después haber votado por el país asiático, pues era el momento de ir a esa parte del mundo.

France Football afirma que Qatar aseguró la sede ofreciendo sobornos a pequeñas federaciones, especialmente caribeñas, cuyos votos fueron decisivos. La revista concluye su informe preguntando si se debe anular la designación de Qatar y reabrir todo el proceso.

Según Eric Champel, uno de los periodistas que hizo la investigación, las sospechas son demasiado numerosas. Primero fue el congreso de la confederación africana, que fue claramente comprado para que Qatar pudiera presentar su candidatura. Y luego está la Academia Aspire, el gran centro de formación internacional donde se observa a jóvenes talentos que luego se quedan en Qatar. Como por casualidad, en los países donde había votantes del comité ejecutivo siempre hay ojeadores de Aspire .