La bolsa de premios que Concacaf estipuló para la Copa Oro 2019 llega a 3.2 millones de dólares, a repartirse entre los 16 equipos del torneo.

El campeón podrá levantar el título y sumar a su cuenta 1.25 millones de dólares, el premio económico más bajo dentro de cinco de las seis confederaciones que integran la FIFA.

Para tener una idea de las diferencias entre los ingresos de los campeones de selecciones en cada confederación, la selección que gane el título de la Copa Oro 2019 obtendrá 19 veces menos que Francia, campeona de la Eurocopa 2016 y apenas una décima parte de lo que recibirá el campeón de la Copa América de Brasil 2019.

Incluso en regiones donde las selecciones también buscan aumentar sus ingresos económicos, como África y Asia, sus campeones reciben 3 y 4 millones más que el campeón de la Copa Oro.

“La única posibilidad para que un equipo, por ejemplo el caso de Costa Rica, logré sacar los gastos con una utilidad importante es siendo campeón”, declaró Víctor Hugo Alfaro, vicepresidente de la Federación de Futbol de Costa Rica.

Por tercera ocasión en la historia de la Copa Oro, la Concacaf implementó premios económicos para las selecciones participantes.

En el 2015, el organismo estipuló la misma escala de montos para las selecciones participantes: 1 millón de dólares al campeón, medio millón al subcampeón y 300,000 y 200,000 dólares para las selecciones que cayeron en semifinales.

En el reglamento del torneo se detalla que el Comité Organizador aporta una cantidad para cubrir parte de los gastos de traslados y hospedaje de las selecciones. El monto que otorga la Concacaf a las selecciones ronda 40,000 dólares por partido disputado.

“Esta es la Copa Oro más grande e importante de la historia. Es lo que significa este torneo para Concacaf a nivel de desarrollo, competencia y comercial. Es el motor que nos ayuda a seguir invirtiendo en el desarrollo de la región”, expresó Philippe Moggio a Fox Sports.

El secretario general de la Concacaf explicó que la Copa Oro es el torneo más importante para la confederación, en su objetivo de aumentar los ingresos e invertir en proyectos que disminuyan la brecha entre las selecciones más importantes y las regiones menos desarrolladas.

“Es el torneo más importante del área y es importante participar y tratar de llegar a los primeros lugares. Los éxitos económicos de una selección dependen de lo alto que lleguen en el torneo”, añadió Víctor Hugo Alfaro sobre la necesidad del título para que algunas selecciones la Copa Oro sean una inversión y no un gasto.

Las diferencias económicas en Concacaf son evidentes, porque mientras el premio de campeón de Copa Oro (1.25 millones de dólares) para México o Estados Unidos significa menos de 1% de su presupuesto anual, la cifra se reparte en premios económicos para los jugadores, lo que se traduce en que el premio financiero no hace ninguna diferencia para federaciones cuyo presupuesto supera 200 millones de dólares por ciclo mundialista.

Sin embargo, incluso para selecciones como Bermudas y Curazao, que por primera ocasión participan en la Copa Oro, significa una cifra baja para emprender proyectos de desarrollo en su país, tomando en cuenta que ambas federaciones recibieron de la FIFA 3.8 millones de dólares y 4.3 millones de dólares, respectivamente, como parte del Programa Forward.

“Quedando en segundo lugar, el premio prácticamente para una selección como la nuestra alcanzaría apenas para cubrir los gastos, porque los costos son muy altos”, explicó el vicepresidente de la Federación de Futbol de Costa Rica.

La confederación otorga 100,000 dólares a las ocho selecciones eliminadas en fase de grupos. Dicho monto ayuda a cubrir los gastos de logística y viajes de las selecciones. Las selecciones eliminadas en cuartos de final reciben 125,000 dólares, mientras que el tercer lugar aspira a una suma de 325,000 dólares y el cuarto lugar a 275,000 dólares.

En el 2017, Concacaf firmó un contrato con una agencia especializada en comercialización de eventos deportivos, Lagardere Sports, con una primera evaluación al concluir la Copa Oro 2019.

El torneo de selecciones más importante del futbol de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe tiene ocho patrocinadores, de los cuales Toyota, Camarena Tequila, Sprint y Valvoline son marcas que apostaron exclusivamente por la Copa Oro, ya que el resto ya eran socios comerciales de la Concacaf.

La misión es aumentar el negocio del torneo para repartir y mejorar los premios económicos.