La respuesta más sencilla y lógica es porque es el que ganan partidos, por que son el equipo más goleador y la cuarta defensa del campeonato, pero no es verdad, el proyecto de Orlegi Deportes apuesta por los proyectos de largo plazo y también por entrenadores a quienes los entrevista como cualquier empresa entrevistaría a una persona que desea un puesto de trabajo.

Sí, Santos es un club que gestiona el club no como un equipo de futbol sino como una compañía donde hay reglamentos y procesos. El departamento de Inteligencia Deportiva- de acuerdo con información obtenida por El Economista- siempre tiene en cartera al menos a un par de entrenadores a quienes les da seguimiento por uno o dos años y platica con ellos, les hace entrevistas, pide referencia de su trabajo y cuando hay la posibilidad de una vacante pues habla con ellos sobre gestión de equipos, liderazgo, administración. No basta con que sean buenos tácticamente, también tienen que tener otras virtudes.

Así es como llegó Guillermo Almada a la dirección técnica. Pepe Riestra, el encargado del área deportiva de Orlegi Deportes, fue quien le dio seguimiento, miró sus cualidades y lo presentó a la directiva y a Alejandro Irarragorri, el dueño del grupo, como el candidato más fuerte.

Y hasta ahora la fórmula ha funcionado. Almada tiene al club como líder del Clausura con cinco victorias en seis juegos. “A veces fallamos, lo sabemos, esto de futbol no es algo exacto”, comentó para este diario hace unos meses Pepe Riestra.

Análisis, informes, Santos opera como un club europeo en muchos rubros, no es una conjetura de este diario, la revista Forbes México publicó hace unas semanas un informe de cómo son los dueños del futbol mexicano y el especialista Francisco San José dijo que el club de Torreón, “tiene una mira diferente de cómo hacer negocio y eso incluye sus procesos y a las personas que contrata”.

Y tiene razón el directivo de Santos, al menos en los últimos años las visorías de entrenadores no han sido acertadas. Desde la salida de Pedro Caixnha del equipo (Apertura 2015), Santos no puede tener un proceso que supere el año. Entre agosto del 2015 y abril del 2019 han pasado por la dirección técnica siete entrenadores, con la alegría del título de Liga que consiguió Robert Dante Siboldi en el Clausura 2018.

Ese motivo puede explicar por qué no tiene a muchos jugadores que hayan estado en el primer equipo desde 2013 (tienen algunos canteranos,pero ellos son de reciente incorporación).

Y pese a tantos entrenadores y procesos fallidos, Santos tiene otra cualidad: a los jugadores que considera relevantes les ofrece contratos largos.

Por ejemplo el delantero Julio Furch tiene un acuerdo hasta 2022, el defensa brasileño Doria hasta 2022 también y algunos futbolistas de casa como Gerardo Arteaga tiene un contrato hasta 2023.

Así que la paciencia -al menos por ahora- es el principal activo de Santos para comandar la Liga, veremos qué tanto puede permanecer el club en lo más alto.

Debuta Ochoa; América empata

Con muy poco futbol y muchas bajas, una acción le fue suficiente al América para rescatar el empate 1-1 ante los Tigres de la UANL, en juego que marcó el regreso del portero Guillermo Ochoa al futbol mexicano.

El colombiano Luis Quiñones adelantó a los norteños al minuto 26, mientras Sebastián Córdova logró la paridad al 61.

“Viene a aportar toda su experiencia, el tiempo que estuvo en Europa y nos viene a aportar liderazgo e impone ver a un portero como Ochoa de nueva vuelta”, comentó Carlos Vargas, uno de los elementos más jóvenes del América.

Se cumple el pronóstico: Veracruz, un año sin ganar

En un partido que por momentos tuvo al VAR como protagonista, Tiburones Rojos de Veracruz continuó en picada y cumplió un año sin ganar en la Primera División del futbol mexicano, tras caer 1-2 con Atlético San Luis.

“No hay cómo competir, siempre está sucediendo lo mismo, no perdimos por esos errores, debemos de jugar mejor. Encuentro un arbitraje tendencioso contra Veracruz, contra Fidel, todo lo que querían lo pagó, está todo en regla y siguen haciendo leña del árbol caído y no me parecen formas”, dijo Enrique Meza, entrenador del Veracruz.