Debido al aplazamiento de un año de los Juegos Olímpicos de Tokio, el Comité Olímpico Internacional (COI) registró pérdidas de 55 millones de dólares durante 2020, de acuerdo con estimaciones de Sports Business, aunque el colchón financiero de sus activos le ha permitido operar sin números rojos.

Sus activos totales superan los 5,700 millones de dólares, de los cuales 4,000 proceden de activos corrientes y alrededor de 1,800 de los no corrientes. A esto se suman otros activos financieros por 5,000 millones, que contrarrestan los 3,200 millones de su pasivo.

De esta forma, el COI “está más que completamente cubierto por los activos corrientes, lo que ilustra su salud financiera general y su sostenibilidad a largo plazo”, declaró el propio organismo en un comunicado.

El impacto del retraso de los Juegos un año ha impactado en las finanzas del COI, como ha quedado al descubierto en sus últimos estados financieros. Declaró ingresos de sólo 620.7 millones de dólares para el año que finalizó el 31 de diciembre de 2020, una cifra muy por debajo de la esperada en un año olímpico.

Los patrocinadores fueron fundamentales para alcanzar dicha cifra. Según el programa de marketing del COI, 532.4 millones provinieron de marcas como Atos y Procter&Gamble, que renovaron hasta 2024 y 2028, respectivamente. En cambio, los ingresos audiovisuales apenas aportaron 1.08 millones, debido a acuerdos con las emisoras para diferir pagos a 2021.

En la categoría de otros derechos, que incluye acuerdos de licencia y la participación del COI en programas de marketing del comité organizador local, ascendieron a 65.8 millones de dólares, mientras que los ingresos por transmisiones paralímpicas ascendieron a 21.5 millones.

En la introducción de su informe financiero, el COI señala que “debido al aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, no se ha podido completar el informe financiero para el ciclo de 2017 a 2020”, y adelanta que ofrecerá más información tras la conclusión de los Juegos. En el último ciclo de cuatro años, de 2013 a 2016, concluido con los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, el COI logró unos ingresos de 5,700 millones de dólares.

El informe financiero detalla que el COI gastó 118.2 millones de dólares en la promoción del movimiento olímpico y que los gastos operativos fueron de 173.9 millones durante 2020, el año más agitado por la pandemia.

deportes@eleconomista.mx