El partido entre Chivas y América femenil se alienta en redes sociales con el hashtag #ClásicoNacional, con entrevistas, con conferencias de sus protagonistas y reviviendo los mejores goles en contra del rival.

Sin embargo, de 10 marcas patrocinadoras presentes en el uniforme de los clubes, sólo dos le dedican algunas publicaciones a las jugadoras que han llegado a la fase de cuartos en el torneo. El resto no cuenta con ningún tipo de activación o publicación relacionada al Clásico femenil.

Dicho comportamiento no parece coincidir con la mediaticidad de las jugadoras. Norma Palafox, delantera de Chivas, cuenta con más seguidores en sus redes sociales que el 90% de los jugadores de la rama varonil. Y aunque los niveles de audiencia aún están lejos de compararse con un Clásico varonil, el partido de ida del Clásico Nacional femenil alcanzó hasta 39,000 espectadores simultáneos y 463, 000 reproducciones en la transmisión en Facebook de TUDN.

Luis Rico, especialista y consultor en marketing deportivo, opinó que una marca patrocinadora tiene mayor margen de hacer contenido y amplificarlo si se empalma el calendario femenil con el del varonil en el Clásico.

“El mayor aprovechamiento es por la parte digital y podría sumar la exposición de marca semanal en las transmisiones, sin diluir el impacto como se juegan actualmente al ser en diferentes fechas. ¿Por qué no pensar que cuando regrese la afición a las gradas los dos juegos se realicen el mismo día?, primero el femenil y después el varonil. Deben involucrarse muchos factores, pero puede ser interesante y benéfico”.

La rivalidad es aún de corta historia, pues los duelos entre Chivas y América femenil nacieron en las semifinales del Apertura 2017 y desde entonces, sólo se han enfrentado en seis ocasiones, en comparación con el Clásico Regio que ha tenido 18 ediciones.

“Puedes impulsar esa rivalidad deportiva destacando los valores de cada equipo e involucrando el nivel de pertenencia de los fans con experiencias, acciones en medios o promocionales, de la mano con los patrocinadores y medios que transmiten los juegos llevándolo a nivel contenido”, indicó Rico, quien sugiere también contar historias recurriendo al presente, pasado y futuro.

“Gran parte del beneficio de estar presente en el futbol femenil no es preguntarse qué hago con mi patrocinio, es reafirmar el por qué lo hago y cómo me beneficia apoyar el crecimiento de este deporte al igual que el varonil, en beneficio del futbol y, por ende, mi impacto como marca en diferentes puntos de contacto con impacto social”.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx