Una tercera declaratoria de estado de emergencia por repunte de contagios está en la mesa de las autoridades gubernamentales de Japón. Sin embargo, ese no es un factor que ponga en riesgo la realización de los Juegos, señaló el Comité Olímpico Internacional (COI).

"Tokio 2020 continúan siendo los Juegos Olímpicos mejor preparados en la historia; por la información que nos ha dado el Comité (Ejecutivo), estamos muy contentos. Puede haber otro estado de emergencia en Tokio, pero no tiene que ver con los Juegos", enfatizó Thomas Bach, presidente del COI, tras la reunión mensual de abril de los organizadores.

De acuerdo con la prensa japonesa, entre el 20 y 21 de abril, las autoridades de Tokio y otras prefecturas como Kioto, Osaka y Hyogo solicitaron al gobierno nacional una declaratoria de emergencia sanitaria que comprenda del 29 de abril al 9 de mayo.

Esta solicitud se deriva de la alza de contagios en dichas ciudades, que significa el repunte más importante en 2021. Tan solo Osaka alcanzó un nuevo récord diario con 1,351 positivos el 13 de abril, mientras que Tokio registró 843 el 21 de abril, su cifra más alta desde el 29 de enero.

“En los municipios, la situación es bastante espantosa y los ciudadanos japoneses tienen preocupaciones e inquietudes, lo sé. Para la seguridad de los Juegos, debemos contener la propagación del virus lo antes posible”, añadió Seiko Hashimoto, presidenta del comité organizador.

Japón declaró su primer estado de emergencia en abril de 2020, cuando el coronavirus tenía un mes de haber sido declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Su segunda declaración fue a principios de enero de 2021 por un repunte derivado de las celebraciones de fin de año y concluyó apenas el 21 de marzo.

Yoshihide Suga, primer ministro japonés, señaló que será el viernes 23 de abril cuando decida si Tokio y las prefecturas antes mencionadas entran a una tercera declaratoria de emergencia, que afectaría a la cuarta parte de la población total del país (más de 31 millones de habitantes).

El estado de emergencia que solicitan dichas ciudades busca controlar el periodo vacacional conocido como ‘Semana Dorada’ en Japón. De confirmarse, el gobierno pediría cierres temporales de almacenes y centros comerciales, excluyendo las áreas que venden artículos de primera necesidad.

Acceso a aficionados se decide en junio

La reunión mensual del comité organizador de Tokio 2020 era esperada en abril para dar a conocer si los aficionados locales serían permitidos en la justa olímpica, sin embargo, Seiko Hashimoto informó que esa decisión se tomará hasta junio, a un mes de la inauguración.

“Todavía estamos estudiando el momento, necesitamos un poco más de tiempo para hacer un juicio adecuado”, justificó la presidenta del comité.

A finales de marzo, el COI dio a conocer que los aficionados extranjeros no estarán permitidos durante la competencia, pero la posibilidad de los locales sigue latente.

No obstante, la población japonesa se mantiene en su postura de rechazo a la realización de los Juegos luego de que menos del 1% ha recibido una doble dosis de la vacuna contra el coronavirus.

Según diversas encuestas, entre el 70 y 80% de los japoneses están en contra de las Olimpiadas por la pandemia, pero el primer ministro Suga ha manifestado que su realización será “una oportunidad para demostrar que el mundo ha derrotado al virus”.

deportes@eleconomista.mx