Es casi un clásico. Como el Argentina vs Alemania o Brasil vs Italia en las Copas del Mundo. Es equiparable a Nike vs Adidas, pero este duelo podría decirse que tiene hasta cierto sabor. Es el partido Coca-Cola vs Pepsi. Una batalla que se acrecenta cada cuatro años cuando está el Mundial cerca.

Cada una de las empresas ha lanzado ya su arsenal completo para conquistar más allá de consumidores, la atención en un torneo que tiene a más de 1,000 millones de seguidores.

Coca-Cola, uno de los socios comerciales más poderosos de la FIFA, en datos obtenidos por El Economista por SportBussiness, Coca-Cola tiene un acuerdo firmado con el máximo rector de futbol hasta la Copa del Mundo del 2022, con un contrato de cuatro años de más de 98 millones de euros.

Pepsi es la empresa que se cuelga de la marca mundialista para sacar provecho. Su campaña es crear el Pepsi Team, liderado por el mejor futbolista del mundo Lionel Messi, quien gana por este contrato más de 7 millones de dólares al año.

El argentino es la punta de lanza de un equipo donde están cuatro de los 10 mejores jugadores del mundo de acuerdo con la FIFA World Player del último año, por dinero no escatimaron. Están Kaká, Didier Drogba y Fernando Torres.

Pero además, figuran Thierry Henry y Frank Lampard. En México, Rafael Márquez y Cuauhtémoc Blanco son sus íconos.

Coca-Cola también tiene a su equipo, pero no sólo de jugadores también de leyendas. Tal es el caso de Roger Milla, quien es el ícono de la campaña a nivel Mundial. El camerunés es un referente en África.

Además, son los patrocinadores de la versión latina donde figura David Bisbal y fue la imagen de la gira del trofeo del Mundial.

También tienen su cartera de jugadores, entre los más importantes está el inglés Waeyne Rooney y el futbolista más caro de todos los tiempos, el portugués Cristiano Ronaldo. En México, Carlos Vela es la imagen de la marca.

Pepsi vs Coca-Cola es quizás tan vieja rivalidad como el partido más clásico de los mundiales.