Tras darse a conocer los nombres de los ganadores del Premio Nacional del Deporte 2020, las críticas en redes sociales y medios de comunicación no se hicieron esperar. Mensajes como el de Nelson Vargas, ex director de la CONADE, reprochaban a los organizadores por no hacer una excepción en la premiación y esperar a que atletas como Julio Urías y Víctor González (campeones de Serie Mundial con los Dodgers) pudieran entrar en la terna.

Sin embargo, hacer este cambio no es una decisión sencilla, ya que implicaría una reforma de ley que podría durar incluso años, explica a El Economista Ernesto Meade, abogado del deporte y ex presidente de la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte (CAAD).

¿Por qué no ganaron Urías, Checo Pérez, Abraham Ancer u otros atletas?

“Este reconocimiento está sujeto a un periodo de tiempo, es para las personas que hayan hecho algo importante entre el 21 de octubre 2019 y el 10 de octubre de 2020. Es muy difícil que se pueda incluir a los beisbolistas, golfistas o a Checo porque sus actos importantes los llevaron después de esta fecha y ya no son válidos de acuerdo a la propia convocatoria y a la ley. Para el año que entran serán, desde ya, candidatos”.

¿Y por qué solo en este lapso?

“El problema es que se pretende que el premio se entregue en el marco de la celebración del Día de la Revolución Mexicana. Si se estableciera que fuera al final del año, también siempre existiría controversia. Hay que poner reglas claras para establecer los tiempos”.

¿Qué tendría que pasar para que fueran premiados en 2020?

“Es muy difícil que se incluyan ahorita porque se tendría que reformar la ley (Ley de Premios, Estímulos y Recompensas Civiles), se tendría que reformar el consejo, el consejo debería analizar otra vez y ya no dan los tiempos. Solo el Congreso puede hacer reformas a la ley. Que te cambien las reglas ya iniciado el procedimiento no es lo adecuado, hay reformas muy rápidas y otras de años, y esta no tendría prioridad para que los legisladores cambiaran su agenda”.

¿No se pudo hacer una excepción en este año tan atípico?

“Estas fechas llevan una calendarización, independientemente de lo que haya sucedido este año, porque hay que cumplir con muchísimos requisitos. Si intentábamos que esto tuviera que analizarse de nuevo en dos días, ya no daría tiempo. No es solo decir quién es el ganador, el comité tiene que reunirse, hacer un análisis y la votación. Además, se verían afectados los derechos de los que ya ganaron; si los excluyeran, les estarían aplicando una ley de manera retroactiva en su perjuicio y eso está prohibido en la Constitución”.

¿Tenían Ana Guevara o el Presidente de la República el poder para cambiar la decisión?

“No, no es una decisión que dependa del presidente de CONADE, del Comité Olímpico o del Comité Paralímpico. El Presidente podría hacer una propuesta, pero no puede cambiar la fecha ni las reglas, solo el Congreso”.

¿Podrían Urías, Checo o algún otro atleta apelar la decisión?

“No porque, primero, para ser candidato, tiene que haber una propuesta que se haya presentado en tiempo y forma y que los resultados se hayan dado en esa fecha. Ellos han tenido un buen año pero sus resultados más importantes se habrían dado después del 10 de octubre. Como está hoy en día la ley no tendrían fundamento legal”.

fredi.figueroa@eleconomista.mx