Mario Carrillo abandonó la cancha de Ciudad Universitaria en medio de un sin fin de vasos que fueron lanzados desde la tribuna y que terminaron por desaparecerlo en su ingreso al túnel que lo llevó al vestidor.

Ésa fue su última aparición como entrenador de Pumas, ya que minutos más tarde, luego de caer 1-0 ante América, Alberto García Aspe, vicepresidente deportivo del equipo, anunció que la era del estratega en la institución había terminado.

No importó que ayer estuviera en puerta uno de los partidos más importantes de la temporada. Para Carrillo nada cambió. Mario fue recibido con las mismas consignas desde que llegó al banquillo auriazul: ¡Fuera Carrillo! . Y quizá los gritos que recibió en su último encuentro como técnico de Pumas fueron aún más intensos, esto porque la afición, incrédula por sus decisiones, no encontraba otra forma de hacer notar su molestia.

Al técnico que hoy está desempleado se le descompuso el rostro aún antes de que iniciara el compromiso. Fue suficiente que en la mega pantalla del estadio aparecieran las alineaciones para que los fanáticos se llenaran de frustración al darse cuenta de que Odín Patiño, arquero suplente, dejaba el banquillo para iniciar en el 11 estelar. A esa modificación se unieron los tragos amargos de saber que David Cabrera y Emanuel Villa habían sido enviados a la tribuna y que Martín Romagnoli, una vez más, fue relegado de los titulares.

Muy pronto empezó el sufrimiento. A Carrillo lo devastaban en la cancha y en la tribuna. Alternando las manos en los bolsillos y en la barbilla, el estratega trataba de controlar los nervios tras ver a Martín Bravo perdonando al arquero visitante y a todo un estadio que exigía su salida.

Fue al minuto 26 cuando Mario miró hacia el césped, apretó su rostro, molesto, buscando una explicación a la desatención de su defensa que le dio espacio a Daniel Montenegro, mediocampista que prendió la pelota con la diestra y con disparo cruzado venció a Odín Patiño, acercando el fin de su era en la institución universitaria con la que nunca nadie lo identificó.

Desde ese momento el técnico comenzó a mirar a su banca, en busca de soluciones para intentar emparejar el partido, pero no había un Emanuel Villa, que sabe de sobra lo que es anotarle a América, o un David Cabrera, que maneja los hilos de la media cancha, ésa zona que le ganó Miguel Herrera a la perfección.

Al final, Mario terminó por confundir y molestar más a la tribuna al mandar a Fernando Espinosa, un defensa, y debutar a Alan Sánchez, cuando lo que necesitaba su equipo era presencia ofensiva y experiencia.

Con el silbatazo final llegaron las exigencias de su salida en las tribunas, los vasos que lo empaparon y acompañaron al vestuario, lugar que pisó ayer por última vez, porque sus extrañas decisiones, malos resultados y antipatía con las gradas terminaron por costarle el puesto.

ATLANTE GANA DE ÚLTIMO MINUTO ?Y SE METE A LA PELEA

Con goles de Esteban Paredes y Francisco Kikín Fonseca, Atlante se impuso en el último minuto a Puebla en el estadio Cuauhtémoc y se metió de lleno en la pelea por la clasificación. Potros es noveno de la tabla con 20 unidades, igualado con Santos que tiene mejor diferencia de goles que por ahora lo mantienen en la última posición que otorga un boleto a la Liguilla.

CHIVAS MANTIENE SUS OPCIONES

Eliminado de la Liga de Campeones de la Concacaf 2012, Guadalajara mantuvo posibilidades de calificar a la Liguilla del Torneo Apertura 2012 de la Liga MX, al conquistar el Clásico tapatío, tras derrotar 2-0 a Atlas, que sigue sin ganar.

Con el choque culminó la Fecha 15 del certamen, antepenúltima de la fase de calificación, Rafael Márquez Lugo, a los 11 minutos, y Marco Fabián de la Mora, en el 40, fueron los autores de los goles rojiblancos, ante gran entrada en el estadio de Chivas.

Esta quinta victoria de El Rebaño Sagrado, que también derrotó a América en el Clásico, lo colocó de regreso en zona de calificación, pues totalizó 20 puntos, como octavo sitio de la tabla. Zorros ligó nueve encuentros sin ganar desde que Tomás Boy asumió la dirección técnica.

[email protected]