Guillermo Ochoa regresa a México después de ocho años, cuatro clubes y 260 partidos en el futbol europeo, para ser el futbolista mejor pagado del América y del futbol mexicano.

Ayer por la noche el equipo hizo oficial el regreso del mexicano, y de acuerdo a medios mexicanos se le ofreció un contrato por tres años y 4.5 millones de dólares anuales, para llegar al club con el que debutó en el 2005.

El contrato de Ochoa con América se equipara al que tienen Tigres y André-Pierre Gignac. Se convierten en los jugadores mejor pagados de la Liga MX. Para el portero significa duplicar los ingresos del mejor contrato que pudo firmar en Europa.

La lucha de Guillermo Ochoa por mantenerse en el futbol europeo duró ocho años, periodo en el cual acumuló dos descensos, con el Ajaccio y Granada, además de convertirse en el portero que más goles recibió (82 anotaciones en 38 partidos).

La cotización de Ochoa tiene un comportamiento cíclico cada cuatro años que impacta directamente en su valor como portero. La relación de su cotización como futbolista con los mundiales es insuperable.

Las atajadas a Neymar en el 2014 y Toni Kroos en el 2018 hicieron subir sus bonos, pero también vio cómo su estatus descendía y su traspaso a Paris Saint-Germain se frustraba cuando se quedó en la banca durante el Mundial de Sudáfrica 2010.

En la cima de su valor como futbolista, Guillermo llegó hasta 8.9 millones de dólares, la máxima cotización para un portero mexicano. En el 2014, después del Mundial de Brasil, firmó su mejor contrato, tres años y 2.4 millones de dólares al año con Málaga, pero fue ahí donde, a causa de la inactividad, perdió 2.6 veces su valor, para ubicarse en 2.6 millones de dólares.

Después de pelear por llegar a un club y Liga de élite, Ochoa decidió aceptar la oferta de América. No estará en el lugar que quisiera, pero sí tendrá el contrato de su vida.