Una voz ronca con mucha asertividad en las palabras explica el cometido de su filosofía de inversión en el deporte en México durante casi 20 años.

“Siempre he tratado de estar cerca del deporte, tratando de apoyar en lo que puedo y ser factor para lograr objetivos en México”, responde Carlos Bremer, director de Value Grupo Financiero a El Economista.

El regiomontano ya galardonado en el 2016 con el Premio Nacional del Deporte por su destacado apoyo en este ámbito, es parte de la élite de empresarios poderosos e influyentes en México que se ha ganado el reconocimiento como promotor del deporte, aunque él no se juzga bajo ese concepto.

Además de lo económico, Bremer es muy cercano a los atletas, se presenta en las sedes de entrenamiento y es correspondido con agradecimientos. Por ejemplo, en agosto de 2019 los atletas que representaron a México en los Juegos Panamericanos de Lima se juntaron en torno a él para tomarse una foto, le llamaron “héroe” y le expresaron que su apoyo era parte del deseo olímpico a Tokio 2020. Es una postal ejemplo entre muchas otras, que revela la aceptación que tiene el empresario entre los deportistas.

¿Cómo define su trabajo como promotor del deporte en México?

“No me juzgo un promotor del deporte, simple y sencillamente me interesa mucho mi país, los deportistas y trabajo en conjunto con lo que hacen.

Nunca he intentado ser eso, se me han presentado oportunidades para trabajar en equipo con el Comité Olímpico, con el gobierno. Trato de ver qué puedo hacer por mi país. Más que mecenas porque no tenemos dinero ilimitado, sí tratamos de ser un factor para fortalecer lo que hacen nuestras instituciones o gobierno, tratar de trabajar juntos para que nuestros deportistas tengan las mejores posibilidades. Cuando te metes un poco más y ves cómo los deportistas le ponen mucho corazón con tantito apoyo, pues tienes que intentar apoyar lo más posible. Eso es importante. Nunca pensaba meterme tanto en el deporte pero las posibilidades que se han presentado en nuestro país me han dado la oportunidad de estar presente”.

Tokio 2020 es de nuevo una oportunidad para invertir en el alto rendimiento. A través de Value Grupo Financiero concedió el patrocinio al Comité Olímpico Mexicano para solventar los costos de los poco más de 300 boletos de avión para enviar a Japón a la delegación mexicana. Antes de confirmarse que los Juegos no se celebrarían en el 2020, el COM negociaba con la aerolínea Aeroméxico, sin embargo la crisis económica causada por la pandemia obligó a dejar de lado la posibilidad del patrocinio. En la búsqueda de apoyo, Carlos Bremer levantó la mano.

¿En qué consiste el apoyo al COM?

“Es una cantidad importante, pero principalmente cubre eso (los boletos), y otras cosas que decidirá el COM en qué lo va a destinar (...) son varios miles pero preferiría guardarlo que andar presumiendo. Es lo menos que podemos hacer y deberían hacer las empresas como se pueda. Hay que seguir apoyando al COM, al gobierno, para que nuestros deportistas estén lo mejor posible en competencias y lo que se pueda”.

Para retomar algunos episodios de su apoyo a deportistas con sueño olímpico, hace 15 años, Bremer fundó el fideicomiso Escala que financió a alrededor de 15 atletas, siete de ellos, compitieron en los Olímpicos de Beijing 2008. En otra oportunidad, en agosto de 2019 recompensó a los 544 atletas mexicanos que participaron en los Juegos Panamericanos, que por cierto, tuvieron una histórica actuación ganando 136 medallas, 37 de ellas de oro.

¿Cómo lo hizo? a través de la Fundación Butaca-Enlace compró la casa del millonario chino Zhenli Ye Gon, ahora preso por lavado de dinero, entre otras cosas. El gobierno de Andrés Manuel López Obrador subastó la mansión y el empresario regiomontano la adquirió por 102 millones de pesos.

"Es una obligación para las empresas apoyar al país en el deporte, en la educación, en la cultura, es una responsabilidad, no veo que pueda ser negocio, nunca hemos intentado hacer negocio con eso. Hay cosas grandes como lo que invertí en la casa (de Zhenli Ye Gon) lo hice en lo personal, no puedo meter el dinero del negocio en esas cantidades grandes, pensé que era muy importante para los deportistas que no tenían el apoyo. Puse mi parte, eso nunca había pasado. No dejo esas iniciativas. Los deportistas recibieron 900, 000 pesos para cada uno, una delegación de más 800 personas, para ellos y sus familias es algo histórico. Faltaba la parte menos complicada”.

Desde la iniciativa privada ¿Cómo define sus objetivos en el deporte respecto a lo que le corresponde hacer al gobierno?

“El gobierno siempre trata de hacer lo que puede, a su manera y tratamos de complementar o apoyar a que se haga lo mejor posible de lo que ellos hacen”.

A lo largo de los años Carlos Bremer ha patrocinado a deportistas como la taekwondoína María del Rosario Espinoza, a la medallista de bronce en Londres 2012 Mariana Avitia, al beisbolista Adrían el Titán González, entre otros atletas como Saúl “El Canelo” Álvarez, Eduardo Nájera y Paola Longoria. En deportes como el béisbol, por ejemplo, inyectó capital para traer juegos de Grandes Ligas en el 2016 con la Mexico City Series y apoyó en la organización del torneo preolímpico Premier 12 de la Confederación Mundial de Beisbol y Softbol (WBSC) "para buscar integrar a la mejor selección nacional a nivel histórico; juntar a los mejores", dijo en febrero del 2019. Para Tokio 2020 observa una fortaleza importante para México en el golf, el beisbol, los clavadistas y la marcha.

“Veo que México tiene mucho potencial en muchos deportes, en esta ocasión especial un deporte clave será el béisbol. México dio el campanazo ganando en la eliminatoria en Estados Unidos los dos juegos, nunca había pasado antes. El otro deporte es el golf, que estará por segunda vez en Juegos Olímpicos donde tenemos dentro de los mejores 50 del mundo a cuatro de nuestros atletas, vamos a estar haciendo ruido ahí. En el golf espero un gran papel de Gabriela López, la abanderada de la delegación, es una niña que la conozco de muchos años, hemos tratado de apoyarla”.

¿Una vez que terminen los Juegos el apoyo de Value Grupo Financiero se diluye?

“Hemos apoyado los Panamericanos, Olímpicos todos los medallistas de oro como María del Rosario. Lo seguiremos haciendo. Quiero saber cómo seguir colaborando con el COM porque es un organismo importante para el país. Ya el esfuerzo grande que hice para la casa (de Zhenli Ye Gon) con un esfuerzo casi imposible para mi, pero me apoyó mi familia y me lo aprobaron porque era una oportunidad histórica para que el deporte en México recibiera el dinero con lo que la iniciativa del presidente tuvo.

Siempre hemos querido estar cerca del COM, el año pasado fue difícil y este año cuando vimos la situación que se necesitaba dinero para los boletos de avión, lo hicimos para que el COM no tuviera dificultades, le agradezco a Carlos la oportunidad. Nuestros atletas se merecen el apoyo de los empresarios, no solo mío, de muchos más. No íbamos a dejar que nuestros deportistas no tuvieran boletos de avión”.

¿Cuál es la receta para que en cada ciclo olímpico no se llegue al momento de tener que buscar cómo cubrir los gastos? ¿por qué nunca se logra? 

"Porque no somos un país muy sobrado de dinero, siempre batallamos, pienso que se ha hecho un esfuerzo grande por apoyar el deporte. Una forma que se pudiera hacer es que los deportistas estuvieran más de la mano de las universidades como en Estados Unidos, tienen más ingresos y maneras de apoyar y que durante los ciclos olímpicos apoyen, para que las instituciones como COM y Conade no hagan esfuerzos que no pueden y al mismo tiempo, que se destine dinero al deporte para no crear dependencia".

Carlos Bremer, director de Value Grupo Financiero

Promotor del deporte. Bremer considera que entre estas figuras unos son más vistosos que otros. A los dueños de equipos de béisbol y basquetbol en México los considera mecenas del deporte, porque invierten para poder tener equipos, pero es difícil hacer negocio. “Lo hacen por la responsabilidad de tener ídolos en su estado o ciudad. No siempre se les reconoce mucho, no se les valora”.

marisol.rojas@eleconomista.mx