Samara.- “Estamos creando un monstruo, un señor todopoderoso en la cancha y al que todo el mundo deja hacer”, así reaccionó René Simões, técnico del club Atlético Goianiense cuando vio como un adolescente llamado Neymar desobedeció las órdenes de Dorival Junior, entonces entrenador de Santos, que había cometido la osadía de pedirle al capitán del equipo que cobrara el penal.

Era el año 2010, el delantero brasileño tenía 18 años pero ya todo pasaba por la aprobación, satisfacción y comodidad del futuro crack.

Seis días después, Dorival fue despedido de Santos, debido al descontento de Neymar por quitarle la oportunidad de aumentar a su cuenta personal en el goleo individual. Así comenzó la historia del futbolista al que todos tratan de consentir.

Neymar tiene especialistas que sólo trabajan para él en París Saint-Germain y la Selección brasileña. Dentro de sus contratos con Barcelona y el equipo parisino existían cláusulas para que un grupo de amigos del futbolista viajaran desde Brasil con costo de boletos de avión para los equipos, se hacen llamar los Toiss, una variación que el mismo futbolista creó con sus amistades para referirse a “nosotros”.

En París ha documentando la prensa deportiva que existen enunciados en su contrato donde sus compañeros no pueden jugar brusco y, cuando celebró su cumpleaños 26, fueron todos los jugadores del equipo, incluso el entrenador y el dueño del club, Nasser Al-Khelafi. El futbolista se ausentó las dos sesiones de entrenamientos después de su fiesta.

¿Qué prestigio puede tener un futbolista con privilegios entre sus compañeros de club? ¿Cuánto vale la amistad para Neymar?

“Neymar tiene un liderazgo con los directivos, con la comisión técnica, tiene una importancia muy grande, tiene algunos privilegios, pero entre los jugadores no es la figura más importante, no es la persona que da las órdenes”, expone Bruno Marinho, periodista brasileño de Globo.

Neymar fue precoz para convertirse en el futbolista más importante de Santos, de la Selección brasileña y del París Saint-Germain. Todo gira alrededor del delantero que ya es el jugador más valioso del mundo, junto a Lionel Messi, con 180 millones de euros, y sobre quien ponen todas las esperanzas para ganar, ya sea la Champions League en el caso del club parisino, o el Mundial de futbol con la Selección de Brasil.

* * *

-Estoy aquí entrevistando a mi gran amigo Ney, mi amigo del ‘se queda’. Es Gerard Piqué en su faceta como entrevistador y su primer invitado a su canal oficial fue Neymar, el delantero brasileño que posó junto al defensa español en una publicación en Twitter para confirmar que seguiría jugando para Barcelona, aunque días después anunció su fichaje con el PSG por 222 millones de euros, el fichaje más costoso de la historia del futbol.

Los adjetivos superlativos han acompañado a Neymar desde que debutó en el futbol profesional a los 17 años. Todo el poder y prestigio que acumula el delantero lo ponen con el futbolista más importante de la Selección de Brasil, aunque no todo puede ser perfecto.

Al igual que en PSG, Neymar tiene en la Selección brasileña algunos privilegios, como tres preparadores físicos a su disposición, que los conoce desde su etapa en Santos de Brasil, y que el Tite, el técnico brasileño, ha aceptado para que el delantero se sienta a gusto.

“A los jugadores no les importan tanto estos privilegios, porque ellos saben que necesitan mucho de Neymar para ganar los juegos y para salir campeones del mundo, así que las pequeñas cosas no son un problema para ellos”, agrega Bruno Marinho.

La generación que ayudará a Neymar

En el último título mundial de Brasil no estaba en la cancha Neymar, porque ya era el futbolista más importante del país. Fue el campeonato mundial Sub-20 de 2011 en Colombia cuando Philippe Coutinho, Casemiro, Danilo y Oscar llevaron el campeonato a su país al imponerse a Portugal. Por edad, ese torneo correspondía al delantero de París Saint-Germain, pero un año antes ya había debutado con la Selección mayor brasileña.

A diferencia de Neymar, que forjó su prestigio y estatus con Santos de Brasil, cuando ganó la Copa Libertadores de 2011, Coutinho, Casemiro, Firmino, Danilo, Fred y Douglas Costa ganaron notoriedad en ligas europeas, algunos en equipos y torneos de segunda categoría, pero que fueron escalando hasta ser la base de la Selección brasileña para Rusia 2018.

Roberto Firmino costó 4 millones de euros a Hoffenheim; Casemiro llegó como fichaje de Real Madrid Castilla, como un proyecto a desarrollar; Fred y Douglas Costa apostaron por ligas de Europa del Este, en Ucrania con Shakhtar Donestk.

“Tenemos una generación muy buena, fuerte, que tiene un Mundial más para llegar en más alto nivel, van a llegar a 2022 con mejores condiciones, porque son jugadores muy serios, muy profesionales, que van a seguir con ese nivel hasta 2022, son jugadores muy técnicos que defienden el jogo bonito”, indica Bruno Marinho, sobre cómo la formación juvenil de los jugadores brasileños impactó en su profesionalismo.

Por eso, son mal vistos entre aficionados y medios los gestos teatrales y las exageraciones que realiza Neymar cuando le cometen faltas o las simulaciones en acciones que ni siquiera llegan a lastimar al delantero.

“Nosotros estábamos acostumbrados a jugadores como Romario, Rivaldo, Ronaldo, que eran fenomenales, grandes jugadores que han hecho las cosas diferentes en la cancha, jugadores que han jugado para ganar solamente, que sólo buscan el gol y que no tienen la teatralidad de crear una situación que no existe”, dijo Bruno Marinho.

Así, mientras el liderazgo de la estrella está en los oficinas, con los directivos y ganando privilegios, los jugadores que llegaron jóvenes a complementar su formación en las ligas europeas y a los que no les interesan los privilegios de Neymar serán los grandes socios y soporte para que Brasil regrese a una final de Copa del Mundo.