Luis Aragonés, que dirigió a la selección española que ganó la Eurocopa de 2008 y dio inicio a una edad de oro para el fútbol español en competiciones internacionales que aun continúa, murió el sábado, informó la Federación Española de Fútbol (RFEF).

El madrileño falleció a los 75 años a las 6:15 am en la clínica Cemtro de Madrid, dijo la RFEF, que expresó su tristeza por la pérdida del "Seleccionador Nacional de España en el comienzo de su etapa más gloriosa de éxitos a nivel mundial".

Aragonés cambió la percepción de "la Roja", considerada durante años que rendía por debajo de su potencial, al coronarla campeona de Europa en Austria y Suiza 2008, un éxito que continuó Vicente del Bosque en el Mundial de Sudáfrica 2010 y una segunda Eurocopa consecutiva, la de Polonia y Ucrania en 2012, en una gesta inédita.

El "Sabio de Hortaleza" vio la necesidad de relevar a los jugadores más veteranos como Raúl y Michel Salgado y de crear un nuevo estilo de juego basado en los pases cortos que estaba funcionando con éxito en el Barcelona.

El entrenador, a menudo excéntrico, fue criticado por la prensa española por no convocar a las estrellas más consolidadas antes de que los resultados empezaran a mejorar.

Decidió dejar el puesto después del éxito en la Eurocopa y se fue al Fenerbahçe turco, una aventura que terminó en fracaso al ser despedido tras una temporada en 2009.

erp