En menos de una temporada, Kylian Mbappé aumentó seis veces su valor como jugador. La sensación en el ataque de Mónaco tiene 18 años, lleva 24 goles y 11 asistencias; tiene un contrato firmado con su club hasta el 2019, lo que significa que cualquier interesado en ficharlo deberá desembolsar varias decenas de millones de euros.

En todas las grandes ligas suena su nombre como posible refuerzo de todos los grandes. No puedo valorar las cifras económicas. Se pagan grandes cantidades por grandes jugadores y cada club decide cuánto quiere dar por un jugador. Se ve que su techo es muy alto , expresó Antonio Cordón, dirigente deportivo de Mónaco, quien dirige la última etapa de transformación del club del Principado.

El equipo semifinalista de la Champions League, el único que no está en la lista de los 30 equipos con más ingresos en el futbol internacional, tiene el récord del club vendedor en una temporada, cuando en el ciclo del 2014-2015 obtuvo 177 millones de euros por la venta de jugadores. La plusvalía por la venta de jugadores fue la primera etapa en la transformación de la filosofía de fichajes de Mónaco.

Todo comenzó con las restricciones del Fair Play Financiero de la UEFA y luego de que el dueño del equipo, el empresario ruso Dmitry Rybolóvlev, gastara 170 millones de euros en fichajes durante la temporada del 2013-2014.

Las incorporaciones como las de Falcao (60 millones de euros), James Rodríguez (45), João Moutinho (25), entre otros, confeccionaron una plantilla dispuesta a competir al también nuevo millonario, Paris Saint-Germain.

No obstante, la UEFA que no permite una diferencia mayor de 50 millones de euros en una temporada entre el gasto de fichajes y salarios, frente a los ingresos de los equipos, impuso una multa de tres millones de euros a Mónaco por violar las reglas.

Más grave fue la situación del equipo cuando en el 2015 la Liga de Futbol Profesional de Francia obligó a pagar 50 millones de euros a Mónaco para que siguiera compitiendo en la Ligue 1, ya que el reclamo de los 19 equipos restantes del torneo exigía que el club del Principado compensara de alguna forma los beneficios fiscales que le otorga tener sede en uno de los paraísos fiscales en el mundo.

Mónaco es la ciudad donde más millonarios habitan en el mundo, uno de cada tres personas tiene una cuenta de al menos un millón de euros. Un inmueble en el Principado cuesta al menos dos millones de euros y las autoridades de la región no cobran impuestos a los residentes.

De registrar pérdidas por 211 millones de euros por la diferencia de compra-venta de jugadores, durante los primeros dos años de gestión del magnate ruso, los siguientes dos años Mónaco tuvo beneficios de 70.1 y 76.1 millones de euros, respectivamente, como resultado de la compra y venta de jugadores.

Entre las operaciones más exitosas se encuentran las de Anthony Martial, por el cual Mónaco pagó 5 millones euros y lo vendió a Manchester United en 60 millones.

Con el liderato de la Liga de Francia y a punto de ser campeón después de 17 años, Mónaco también pretende repetir lo que logró hace 13 años, cuando llegó a la final de la Champions League.

eduardo.hernandez@eleconomista.mx