La carrera del Miami Heat por obtener el título de la NBA es una carrera costosa y contra el tiempo. En la primera oportunidad de disputar la serie final de la NBA, el equipo de Micky Arison, presidido por el experimentado Pat Riley, falló en su primer intento.

LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh, el trío que reunió Riley esta temporada en Miami con el objetivo de ganar el título, no pudo con el compromiso que representa ganar la final y cayó ante los Dallas Mavericks.

Al inicio de esta Temporada los tres jugadores estelares del Heat firmaron contratos por seis temporadas que en total sumaron 327.7 millones de dólares.

Según informaciones, James y Bosh firmaron contratos por media docena de temporadas y 110.1 millones de dólares, mientras que Wade aceptó un acuerdo por seis temporadas y 107.5 millones.

La negociación, el salario de la campaña 2010-2011

Riley fue el encargado de convencer a LeBron y a Bosh de dejar Cleveland y Toronto para unirse con Wade en Miami. De hecho, logró que las tres estrellas cobraran un salario más bajo con tal de disputar el título de la NBA y conseguir un anillo de campeón.

De acuerdo con el pacto, en la Temporada 2010-2011 que finalizó el domingo, James y Bosh recibirían 14.5 millones de dólares y Wade 14 millones. A pesar de los contratos, Miami Heat pagó 66.94 millones de dólares para ser el equipo número 17 de 30 en la lista de nóminas de la NBA.

Según versiones de la prensa, al inicio de la Temporada cada jugador aceptó recibir 15 millones de dólares menos durante la vigencia del contrato; no obstante, a cambio tienen de beneficio una cláusula de rescisión temprana de su compromiso con el equipo después de la cuarta temporada en Miami.

De acogerse a ese término, los tres podrían regresar a la agencia libre en el verano del 2014.

Desde que a principios de julio del año pasado se anunció que Lebron, Bosh y Wade jugarían juntos, la euforia se desató en Miami. Unos 14,000 aficionados llenaron la America Airlines Arena para recibir a las tres estrellas.

Faltó trabajo en equipo, experiencia y mentalidad

Según los especialistas, el Miami Heat no logró el título debido a una causa que engloba la falta de experiencia en jugadores y coach, falta de mentalidad y trabajo en equipo. La falta de experiencia en una final para Bosh, Wade y James fue determinante.

No fueron los anotadores de la fase regular y, en el caso de James, su promedio bajó. El equipo se vio bien en el primer juego. En el caso del coach, Erik Spoelstra -quien sólo lleva dos años como entrenador en la NBA-, no había jugado una final y no pudo despertar a sus estrellas en el momento clave. Para terminar, el trabajo del trío maravilla no pudo ser en equipo y siguió siendo una ofensiva individualista. (Con información de JM Ramírez G.)