La delegación mexicana que participa en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018 continúa haciendo historia. Fue durante la tercera jornada del tiro con arco que México consiguió dos preseas de oro más para sumar más de 108 preseas doradas, superando el mejor resultado del país en el extranjero, contando con la participación de Cuba, hecho que se produjo en la edición de Cartagena 2006.

Los equipos de tiro con arco compuesto sellaron un día dorado para México al obtener los dos primeros puestos en disputa, durante el tercer día de la disciplina en la justa regional, con lo cual México impone una nueva marca histórica que, hasta ese momento, ya era de 108 preseas doradas.

El camino hacia el podio del equipo femenil, integrado por Linda Ochoa, Andrea Becerra y Esmeralda Sánchez, arrancó en la ronda de cuartos de final, encuentro que disputaron frente a su similar de Puerto Rico, venciéndolas 228 a 220.

Posteriormente, en las semifinales, se midieron al conjunto guatemalteco, imponiendo condiciones al derrotarlas 233 a 217.

En el duelo por el oro, las mexicanas abrieron la primer ronda marcando cinco tiros perfectos por un solo ocho, sumando 58 unidades; en la segunda ronda, la diferencia era de un solo punto en favor de México, 115 a 114.

En el siguiente duelo, las colombianas tuvieron una puntuación casi perfecta al colocar cinco flechas con puntaje perfecto, dándole vuelta al marcador, 173 a 172.

El primer puesto se definió en última ronda, en donde las tiradoras aztecas superaron la presión y salieron vencedoras, dejando el tablero electrónico 231 a 230, con lo cual sumaron el segundo metal dorado para nuestro país en la justa regional.

“Todavía sentimos la adrenalina, pero ya estamos más tranquilas, tenemos la satisfacción de haber cumplido nuestro objetivo, somos un equipo muy unido y supimos cómo acoplarnos”, expresó Esmeralda Sánchez.

Por su parte, Andrea Becerra destacó la labor previa que se realizó durante una concentración en la ciudad de Mérida, Yucatán, misma que fue elegida por sus condiciones climáticas similares a las que encontrarían los arqueros en el estadio Lulio González, ubicado en la localidad de Puerto Colombia.

Para Linda Ochoa, la arquera más experimentada del conjunto mexicano, este oro representó un gran logro que habían estado buscando y que es resultado del entrenamiento conjunto.

En tanto que, en la rama varonil, el equipo, conformado por Antonio Hidalgo, Miguel Becerra y Romeo Treviño, venció por 237-221 a la tripleta de Trinidad y Tobago.

Fue justo cuando el conjunto masculino se encontraba tirando la ronda de semifinales frente a Puerto Rico que comenzó una lluvia torrencial que no impidió que los arqueros continuaran tirando en búsqueda de su pase a la gran final, lo cual consiguieron marcando 227 puntos por 215 de sus rivales.

El primer puesto fue definido en la última flecha, misma que los arqueros salvadoreños no pudieron colocar en la diana, abriendo el camino hacia el oro para los tricolores que ganaron el encuentro 234 a 224.

Oro y récord para Diego del Real

El mexicano Diego del Real conquistó la medalla de oro en la prueba del lanzamiento de martillo y con nuevo récord de 74.95 metros en Juegos Centroamericanos.

A esta distancia llevó el artefacto en su quinto intento, para pulverizar el récord anterior de 74.25 metros del cubano Alberto Sánchez, el cual fijó el 17 de agosto de 1998 en Maracaibo, Venezuela. Del Real era uno de los favoritos para ganar.

Nuria Diosdado brilla

Como una verdadera sirena, Nuria Diosdado emergió en la fosa de clavados del Complejo Acuático Eduardo Movilla, donde consiguió el oro en solo libre de natación artística.

Con una puntuación de 84,600, Nuria cosechó su segundo metal en esta justa caribeña, después del que se llevó con Karem Achach en dúo técnico; la plata fue para la colombiana Jennifer Cerquera y el bronce para Kyra Hoevertsz, de Aruba.

Nuria salió enfundada en un traje blanco, tal como se lo pidió su abuela, quien tiene un mes que falleció, a ella le dedicó su nado y ahora su oro en este día, por lo cual su actuación estuvo enmarcada de inspiración y entrega.

“La pérdida reciente de mi abuelita me da un impulso enorme, no quiero decir que si ella no hubiera fallecido no hubiera nadado así, pero los tiempos son los tiempos, son perfectos y, si ella estuviera aquí, probablemente mis papás no hubieran podido venir a verme, entonces, hasta para eso mi abuela tuvo el tiempo perfecto”, expresó.

La sirena mexicana salió inspirada para interpretar “Never Enough” entre las cristalinas aguas del Complejo Acuático, donde hizo una sinergia con sus movimientos que ocasionó que el público sintiera cada una de las emociones que transmitía con sus movimientos.