Tiger Woods en su épico regreso al Masters de Augusta abraza con fuerza a su agente Mark Steinberg, al celebrar el Major número 15 de su carrera (después de haber ganado el último en el 2008 en el US Open).

Woods logró vencer las apuestas y los pronósticos y no es para menos. Al menos la casa de apuestas DK Sportsbook, lo tiene en el primer lugar del top 5 de atletas individuales que ha recibido la mayoría de las apuestas (por boletos) en todos los deportes desde el 1 de agosto del 2018. Woods está entre atletas como Todd Gurley, Novak Djokovic, Roger Federer y Saquon Barkley.

En el campo de Augusta, el estadounidense sorprendió a quienes no creían que a sus 43 años podría regresar a la élite del golf.

FanDuel (otra casa de apuestas) dijo que la victoria de Tiger le costó a la compañía más de 2 millones de dólares. Un millón en cuotas de entradas reembolsadas y más de un millón en pagos a quienes apostaron en @FDSportsbook.

Woods sabe reconocer a quienes creyeron siempre en él. El principal, su padre.

“Mi padre estuvo aquí en 1997, y también mi madre”, dijo en la solemne ceremonia donde recibió el saco verde de campeón y la producción le proyecto aquel abrazo, lo cual emocionó más al atleta.

En el mismo hoyo 18, ahí lo esperó su mamá, su hijo y su hija, además de su novia, y al igual que aquella vez se fundió en un abrazo con su familia, en medio de la euforia del público.

Dicen que en la vida son necesarios los malos momentos para saber quién es familia, quién es amigo y cuáles son los verdaderos amores.

No es el mismo Tiger que vimos en su etapa difícil enfrentando a la ley estadounidense por cargos en su contra. Con problemas con su esposa, en un accidente automovilístico, dificultades para salir de lesiones. Un tiempo cuando nadie reconocía al Tigre. Por unos años echó por la borda su prestigio como uno de los mejores golfistas de todos los tiempos, con una de las más valiosas fortunas en el mundo del deporte.

Perdió a patrocinadores como: la revista deportiva Golf Digest, la consultoría Accenture, la multinacional General Motors, la compañía de telecomunicaciones AT&T, Gatorade.

Pero se quedó Nike, Gillete, EA Sports. Claro, con contratos que contemplaban algunas restricciones.

Este 2019 sigue su carrera con pies de plomo a sus 43 años de edad.

“Nunca te rindas. Eso es un hecho. Renunciar no está en la ecuación. Sigue luchando, eso es parte del trato. Soy muy afortunado de haber tenido otra oportunidad de hacer algo que me encanta hacer. Más importante aún, soy capaz de participar en la vida de mis hijos de una manera que no pude por un par de años”, dijo tras recibir el título del 83º Masters de Augusta.

Es la primera vez que Woods gana un Major sin tener la ventaja en los primeros 54 hoyos.

El español Jon Rahm también terminó con una actuación destacada, al compartir el noveno puesto con los estadounidenses Patrick Cantlay y Rickie Fowler, los tres con un total de 278 golpes, 10 bajo par.

El mexicano Alvaro Ortiz y el español Rafael Cabrera Bello compartieron el puesto 36 con 286 golpes (-2), mientras que el argentino Emiliano Grillo terminó distante en el lugar 62. argentino Emiliano Grillo terminó distante en el lugar 62.