El mercado de los futbolistas cada vez es más competitivo y para conseguir éxito no sólo se necesita tener talento, también se requiere de una buena gestión de imagen, proyección y finanzas. De ello se encargan los agentes de futbol, pero en México sólo existen 11 acreditados y avalados por la FIFA de los 6,195 que hay en el mundo.

Mauricio García de la Vega, director de la agencia de futbolistas IconSTAR, y Gilberto Hernández Oseguera, actualmente árbitro del Tribunal Arbitral del Deporte y fundador de la firma Trust Sports and Entertainment Law, dos de los agentes mexicanos con credencial entrevistados por El Economista explicaron qué tan difícil es conseguir la acreditación, ejercer y vivir de esta labor en nuestro país.

García de la Vega, quien en el próximo mes de junio cumple 11 años de experiencia, tuvo que presentar el examen de la Femexfut en tres ocasiones con un costo de 10,000 pesos cada uno, luego pagar una fianza de 100,000 dólares a la FIFA y, actualmente, también está obligado a pagar a la Federación una póliza de seguros de responsabilidad civil en el ejercicio de su profesión, que tiene un valor de 150,000 dólares por dos años.

Todos estos gastos adicionales al costo que le generó poner en pie su compañía. El sentido empresarial de ser agente va más allá de tener licencia, hay que cubrir muchos rubros económicos alrededor. Se necesitan colaboradores, ya que a un jugador hay que encontrarle empleo en un club, buscarle patrocinadores, proyección internacional, manejar su imagen y sus finanzas personales, además de consejería , explicó García.

En este aspecto, Gilberto Hernández dijo que el problema es que el significado de esta profesión en México aún no está claro y se piensa que cualquiera la puede ejercer, un promotor busca el volumen de la transacción y no le importa la adaptación o intereses personales del jugador. En cambio un agente es una persona que se enfoca al cuidado de la carrera deportiva y comercial de un jugador, representa sus intereses deportivos, personales y financieros .

Con estos tres últimos factores los agentes concordaron en que colocar a un futbolista mexicano en el extranjero es poco probable . IconSTAR, por ejemplo, tiene a 65 futbolistas en su cartera de clientes, pero García de la Vega reconoció que a los que desean ir al extranjero los sitúan en Estados Unidos.

Por otra parte, Gilberto Hernández confirmó que el mercado extranjero pocas veces se interesa en los jugadores mexicanos , pero aseguró el desempeño de futbolistas como Javier Hernández y Rafael Márquez, quienes han abierto más posibilidades de visorias a más jugadores. Por lo que para él, el desafió actual para los agentes es crear el equilibrio entre la transacción que estás operando y que tanto el jugador como el club queden satisfechos .

Este mes seis personas más están inscritas para presentar el examen de la Femexfut en la búsqueda de incrementar la competitividad.

[email protected]