“Jefe, jefe, jefe”, la gente festejaba a Lewis Hamilton, campeón del Gran Premio de México 2019.

Si bien los aplausos y porras principalmente las acaparó Sergio Pérez, Hamilton sigue siendo uno de los consentidos. Tan solo se acercó a la grada del Autódromo Hermanos Rodríguez al terminar la carrera y de inmediato los aficionados comenzaron a sacar  sus celulares para capturar el momento en el que bailaba y brincaba celebrando. Una postal del recuerdo, dos brazos extendidos, arriba del Mercedes.

“Es una de las carreras más difíciles que he experimentado. Es la mejor afición que he visto en mi vida, sin duda ganar en México lo hace muy especial”, expresó Hamilton emocionado y con una respiración agitada en rueda de prensa.

El piloto de Mercedes ganó la carrera, pero no se logró asegurar el triunfo para la escudería en el Campeonato de Pilotos de la Fórmula 1, porque su compañero de equipo Valtteri Bottas ocupó el tercer sitio. Mercedes puede confirmar su triunfo si en la siguiente carrera en Estados Unidos, el finlandés gana, y a Hamilton le basta registrar cuatro puntos y quedar entre los primeros ocho lugares.

“Estoy contento con el triunfo de hoy, a pesar de que no haya ganado”, dijo el filandés tras la carrera con un vaso de cerveza en la mano.

Después del triunfo, Hamilton prácticamente se acerca a obtener su sexto campeonato mundial. Falta una semana para visitar Austin, Texas, donde podría colocarse a un solo titulo del máximo ganador histórico Michael Schumacher.

“No me molesta (no haber asegurado el título a Mercedes). Amo competir e ir una carrera a la vez. Esta es una carrera que he querido ganar desde hace un tiempo y siempre ha sido un poco difícil para nosotros, así que estoy muy agradecido por la oportunidad ”, explicó Hamilton.

Al igual que la evidente felicidad por el resultado de la carrera, se podía percibir a Toto Wolff, director de la escudería, con un semblante de orgullo y una sonrisa de oreja a oreja durante las entrevistas.

En la celebración la pista comenzó a llenarse de aficionados, algunos de ellos con playeras y accesorios con la leyenda: “The best fiesta is in Mexico”. Entre el festejo y la música, Hamilton festejaba en el podio con un sombrero de charro y con el característico festejo con la champaña.

Además, el vínculo ha ido directamente relacionado a los resultados deportivos del inglés, quien ganó por segunda ocasión en el Autódromo (la primera vez en el 2016) y el año pasado, a pesar de no ganar, aseguró el título mundial.

Lewis, comenzó la carrera en tercera posición, por lo que no pintaba como favorito para ganar, pero a pesar de ello, obtuvo el resultado deseado. Èl mismo reconoció que no esperaba ganar el Gran Premio y al momento de terminar la carrera, sus primeras palabras de comunicación a su equipo fueron “pfff, qué carrera, felicidades equipo, lo logramos”.

Sergio Pérez quedó séptimo

“Vamos Checo, tu puedes. Apoyemos al mexicano”, se escuchaba en las gradas del Autódromo. En las últimas vueltas de la carrera el piloto mexicano se afianzó en el séptimo lugar y acumuló 100 carreras sumando puntos en su trayectoria en la F1.

“Un súper resultado y una carrera perfecta. Hicimos todo lo que podíamos y nos sentimos satisfechos. La vibra que la gente me da es especial y un momento único, estos momentos se quedarán conmigo”.

Checo inició la carrera desde la posición número 11 y tras el resultado reconoció la labor de su equipo y lo especial de obtener un buen resultado en nuestro país. Por segunda ocasión terminó en la séptima posición de la carrera en casa, la vez anterior fue en el 2017.

“Fuimos perfectos como equipo, como piloto, en todo momento. Le ganamos a autos que eran más rápidos que nosotros. Sin duda ha sido mi mejor carrera en el GP de México. Fue una carrera perfecta, no solo hoy sino en todo el fin de semana. Renault, McLaren y Toro Rosso eran mejores, así que ha sido un gran resultado”.

Por su parte, su compañero de la escudería rosa Lance Stroll quedó en el lugar 12.

“Necesitamos analizar bien los datos y volver más fuertes en Austin”, dijo.