Joseph Blatter, Michel Platini, Roger Goodell, Bud Selig, David Stern son nombres conocidos a nivel mundial debido a los altos cargos que ocupan. Puestos directivos que rigen a la FIFA, UEFA, NFL, MLB y NBA y que, históricamente, no son para mujeres.

Los tiempos han cambiado, y aunque aún es difícil ver a una mujer en un puesto directivo de este tipo, lo cierto es que el papel de ellas en el deporte ha ido convirtiéndose en fundamental. Por ejemplo, la alemana Hannelore Ratzeburg fue la primera mujer en ocupar un puesto directivo en la FIFA y quien creó la Comisión de Futbol Femenino.

Hace unos días, Raquel Ferreira fue ascendida a vicepresidenta de Administración de Beisbol con Medias Rojas de Boston, convirtiéndose en la tercera mujer con esa jerarquía en las operaciones de un equipo de Grandes Ligas.

En diciembre pasado, la ex tenista Gala León fue elegida capitana de la Copa Davis de España, lo cual levantó críticas, como las de Toni Nadal, entrenador de Rafael Nadal, quien descalificó el nombramiento y argumentó que dentro del vestuario se convive mucho y no es lo normal que haya una mujer .

En México, uno de los ejemplos de mujeres involucradas en puestos directivos es Angélica Fuentes, presidenta del Grupo Omnilife-Chivas, y tiene influencia en las decisiones del equipo.

En cuanto a federaciones, la única presidida por una mujer es la de tiro con arco, que es dirigida por Effy Sánchez.

De acuerdo con la encuesta de Ernst and Young Making the connection: women, sport and leadership publicada en noviembre pasado, la cual fue realizada a mujeres con cargos ejecutivos en empresas, 90% de estas mujeres destaca la importancia del deporte para fomentar la capacidad de liderazgo y desarrollo en sus carreras.

La misma encuesta dice que 80% de las mujeres ejecutivas tuvieron algún pasado en el deporte, el cual, consideran, les ayudó a desarrollar sus habilidades en la toma de decisiones.

Por ello no es raro que mujeres que son o han sido líderes mundiales también hayan sido deportistas en algún momento de su vida. Por ejemplo, Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, en su juventud jugó volibol; mientras que Christine Lagarde, primera mujer que encabeza el Fondo Monetario Internacional, fue miembro de la selección nacional francesa de nado sincronizado.

En tanto, Hillary Clinton, quien hasta el 2013 fue secretaria de Estado de los Estados Unidos, jugó diversos deportes como basquetbol, futbol y softbol.

Las consultadas dijeron que este tipo de liderazgos son modelos positivos para ellas, y no sólo eso, sino que también el ver a las atletas triunfar en sus deportes les hace pensar en un panorama más equilibrado en los roles profesionales.

Y es que, según datos del COI, los JO de Londres 2012 fueron los que más participación femenina tuvieron en la historia, al ser 44% de atletas mujeres del total de las delegaciones que participaron en la justa olímpica.

Este estudio confirma el papel tan significativo que juegan los deportes para proveer las herramientas necesarias, para el éxito en el mundo competitivo en el que vivimos. Estos resultados demuestran qué tan necesario es para las mujeres la igualdad en el acceso al deporte. Cuando hacemos eso, los resultados positivos son innegables , expresó Donna de Varona, campeona olímpica y asesora de Ernst and Young.