Los extranjeros dieron la nota alta en el aniversario LXXI de la Plaza de Toros México.

Morante de la Puebla y Julián López, el Juli, dieron una cátedra de toreo tanto artístico el primero como poderoso el segundo, actuaciones que les valieron dos orejas a cada uno con la consabida salida en hombros del coso.

El sábado, Enrique Ponce y Eulalio López el Zotoluco dieron clase de arte y poder para cortar dos apéndices el primero y uno el segundo para salir en volandas una vez terminado el festejo. José Antonio Morante de la Puebla alcanzó la Puerta Grande con el cuarto toro del festejo, un astado con calidad pero poca fuerza y trasmisión.

Recibió a la verónica y realizó un quite por chicuelinas para luego iniciar su faena de muleta tomado del estribo y pegar hasta seis pases sin enmendar; siguió por ambos lados con suavidad, lentitud y poder mientras que la gente le coreaba.

Remató de estocada entera y ligeramente caída para recibir tras la petición mayoritaria los dos apéndices.

En su primero, débil sin trasmisión, abrevió y le aplaudieron.

Julián López el Juli salió a dar un golpe de autoridad como figura. Al quinto lo recibió a la verónica, le hizo dos quites, el primero por tijerillas y el otro por zapopinas prendiendo el ánimo en el público.

El último tercio lo inició con estatuarios en una labor que nunca salió del centro del ruedo.

Las tandas por el lado derecho con adornos y si no cortó el rabo fue por el pinchazo antes del estoconazo del que el burel salió muerto, finalmente le concedieron las dos orejas y extrañamente el juez le concedió vuelta al ruedo a los restos del toro. Ante el tercero, Juli estuvo en el mismo tenor, pero el pinchazo y lo bajo que dejó el acero sólo le alcanzaron para saludar en el tercio con fuerza.

Luis David Adame confirmó la alternativa ante Cantabro, número 323 con 476 kilos y que por mucho fue el mejor toro del festejo.

Infortunadamente, tras una labor completa, señalo un pinchazo antes del descabello y saludó en el tercio.

El cierra plaza fue débil y parado, por lo que abrevió de un estoconazo y le aplaudieron. Regaló un séptimo de Fernando de la Mora, con el que tampoco pudo alcanzar el triunfo.

Los astados de Teófilo Gómez acusaron debilidad y se pararon en el último tercio, mientras que los subalternos Christian Sánchez y Gustavo Campos saludaron en el tercio tras lucir en banderillas.

Emotiva despedida ?de El Zotoluco

Enrique Ponce cortó un par de orejas el sábado y Eulalio López el Zotoluco se despidió con el toro Toda una Historia, marcado con el número 101 y con 518 kilos de peso. Saludó en el tercio tras pasaportar al primero de su lote y cortó una oreja de su segundo. También se retiró el picador Ignacio Meléndez.