La serie final 2011-2012 de la NBA entre Miami Heat y Oklahoma City Thunder ya tiene como ganador a los primeros en el rubro de ganancias económicas. Por lo menos, son dos factores en el efecto monetario que el conjunto de la costa de Estados Unidos tiene en su favor: taquilla y derrama en negocios locales.

La franquicia propiedad de Micky Arison ofrece cuatro rangos de precios de entradas (en la que no se incluyen impuestos) para sus dos primeros partidos en casa: 600, 750, 1,500 y 2,000 dólares, lo que arroja un costo promedio de 1,212 dólares; por lo tanto, de llenarse la American Airlines Arena, con capacidad para 19,600 aficionados, el club devengaría 23.75 millones por duelo. Si Miami disputa los tres partidos que le corresponden en su inmueble la cifra llega a 71.25 millones.

En el caso de Thunder, cada uno de sus seguidores tiene a su disposición boletos para la Chesapeake Energy Arena que van desde los 300 y hasta los 4,000 dólares, por lo que la media es de 902 dólares por entrada. Si el estadio se colma en cada una de hasta cuatro oportunidades, habrían 16.42 millones de dólares y si las NBA Finals se definen en siete partidos, Oklahoma City se hará acreedor a un aproximado de 65.68 millones.

Según la firma Morris Brown, los comercios aledaños a la Arena de Heat, bares, restaurantes y hoteles perciben beneficios de hasta 20 millones cada temporada.

Tampoco puede dejarse de lado el impacto de LeBron James; The Miami Herald asegura que la presencia de King garantiza 10 millones de dólares en playoffs.

Oklahoma, una ciudad primeriza

La empresa de Oklahoma, Norman Convention and Visitors Bureau, menciona que, al menos por esta ocasión, no es posible medir la derrama económica que las finales de la NBA -que comenzaron ayer- dejarán para la ciudad.

Es un territorio desconocido para todo el estado. No se tienen proyecciones sobre cuál será el impacto que las finales de la NBA van a tener puesto que esto nunca ha sucedido antes , establece la compañía.

No obstante, se prevé que los millonarios dividendos toquen a diversos negocios e impulsen el turismo, para lo cual, la ocupación hotelera en la sede de Thunder ya es superior a 90 por ciento. Gente que, al fin, percibirá la relevancia de un magno evento deportivo como una final del basquetbol estadounidense.

[email protected]