Los Ángeles.-Cientos de miles de aficionados felicitaron emotiva y coloridamente a los Lakers durante el desfile de una hora en Los Angeles para celebrar su nuevo campeonato de la NBA y expresarles que tienen grandes esperanzas en un tercero en fila.

Kobe Bryant, Pau Gasol, Derek Fisher, Andrew Bynum y Ron Artest saludaron a la multitud desde la plataforma de un camión decorada con los colores púrpura y oro del equipo.

Bryant, que tiene cinco títulos, dijo que "este es el mejor hasta ahora porque fue el más difícil de conseguir''.

Con el pensamiento en el futuro, Bryant declaró a los periodistas que "cuando comience la próxima temporada, estaremos listos, sin duda''.

El desfile es la culminación de una temporada que terminó el jueves con el triunfo 83-79 de los Lakers sobre los Celtics de Boston en el séptimo y último partido de la serie final. La victoria significó también el 16to título de la NBA de los Lakers.

Durante el festejo hubo media docena de detenciones y dos niños extraviados, los casos más serios reportados por la policía. Las autoridades no ofrecieron cifras de las personas reunidas.

Artest, que resultó el héroe inesperado en la final, se presentó con un puro sin encender durante el recorrido que compartió con sus compañeros, familia y muchos nuevos admiradores.

"Tenemos fiesta para otra semana, y luego comenzar a trabajar y a escribir historia de nuevo el año próximo'', manifestó.

Los Lakers avanzaron por un recorrido de unos 3.2 kilómetros (dos millas) desde el estadio Staples Center y hasta el Galen Center en la Universidad del Sur de California en medio de los vítores entusiastas de los aficionados. Entro otros vehículos participantes figuró un carro de bomberos que llevaba a las animadoras de los Lakers y otra plataforma con leyendas del equipo como Earvin ``Magic'' Johnson y Kareem Abdul-Jabbar.

Desde muy temprano, la gran multitud formó una valla en la ruta para tomar los mejores lugares.

La policía instaló una fuerte presencia sobre la ruta, y el jefe policial, Charlie Beck, dijo que los agentes no permitirán la violencia y el vandalismo que estalló la semana pasada cuando los Lakers ganaron el campeonato.

El festejo de este año tiene menos lucimiento que en el pasado, pues no habrá concentraciones antes ni después del desfile.

La parada del año pasado culminó con una concentración que colmó el Memorial Coliseum, pero también hubo discusiones sobre los costos que debió hacer el ayuntamiento pese a sus limitaciones presupuestales.

Los Lakers decidieron asumir el costo este año.

BVC