El nuevo campeón de Europa se define el día de mañana: Chelsea o Bayern Múnich. Una batalla en la que la táctica puede definir el resultado hasta en un 80%, así lo asegura en entrevista con El Economista, Michele Tossani, especialista táctico y actual colaborador de la revista europea Futbol-Táctico.

Tossani define la táctica de Bayern con dos cualidades velocidad y verticalidad y a Chelsea como un club con paciencia y organización defensiva virtudes que, asevera, pueden hacer la diferencia entre el ganador y perdedor. Es por ello que, en charla con este diario, el especialista presenta un análisis de la estrategia que ambos finalistas emplean en su búsqueda por la corona.

Durante tres años, Bayern del técnico Luis van Gaal basó su juego en la posesión del balón y, con ello, consiguió dos títulos: Liga y Copa de Alemania, pero en la Champions League 2010, a pesar de su táctica, se quedó con el subcampeonato. ¿Cómo ha cambiado el estilo de juego del conjunto bávaro con el estratega Jupp Heynckes?

El entrenador alemán ha heredado la posesión del balón de Van Gaal, pero en la Champions cambia el estilo y juega un futbol menos basado en la posesión continua de la pelota y más orientado a buscar profundidad. En la práctica, el sistema es el mismo, el 4-2-3-1, pero la interpretación es diferente. El equipo busca inmediatamente a los cuatro jugadores ofensivos y juega más en las bandas con Franck Ribéry y Arjen Robben.

¿Esté estilo de juego es similar al que utilizó Heynckes en las etapas anteriores en las que dirigió a Bayern 1987-1991 y el 2009?

Con respecto a su primera etapa todo es distinto: el futbol, los jugadores, los sistemas de juego. Aquél Bayern fue más físico, tenía jugadores como Lothar Matthäus o Andreas Brehme y después a Stefan Effenberg, Stefan Reuter, Jürgen Kohler. Su sistema de juego actual es más similar al del 2009, con un equipo internacional, un fuerte delantero centro como Luca Toni y ahora tiene jugadores como Thomas Müller, Bastian Schweinsteiger y Philipp Lahm.

En el caso de Chelsea que, tras la salida del timonel André Villas-Boas y el ascenso del interino Roberto di Matteo, sorprendió cambiando las derrotas por victorias en sólo dos meses, ¿las variantes en la táctica fueron un factor fundamental?

André Villas-Boas insistió en utilizar el sistema 4-3-3 con mucho pressing, Roberto di Matteo busca reducir menos espacios y utiliza un juego que se acomoda a un equipo compuesto por viejos guerreros que ya no tienen las energías que tenían temporadas atrás. El equipo desarrolla ahora un 4-2-3-1, el club tiene dos grupos de cuatro jugadores en la fase defensiva, los dos pivotes y los dos laterales de banda en el repliegue defensivo, significa que la filosofía es ahora más basada en el contragolpe.

Las ausencias en la defensa de John Terry y Branislav Ivanovic, por lesión, y de Ramires y Raúl Meireles en el medio campo, por sanción, ¿podrían mermar el desempeño táctico de Chelsea?

Sin duda tendrá problemas en la defensa, Raúl Meireles es un elemento clave para recuperar balones y Ramires es una verdadera arma táctica: es el hombre que cubre una banda lateral y que también es hábil para ganar espacios ofensivamente en el contragolpe.

Da clic en la infografía para ver más grande.

[email protected]