“Charros de Jalisco tiene una de las mejores bases en el béisbol mexicano, simplemente es cuestión de ajustes, en este momento vamos a ver un béisbol diferente”, indicó Roberto Vizcarra, cuando fue presentado como manager de los Charros, en noviembre del 2017.

La organización optó que para su quinto año en la Liga Mexicana del Pacífico darían continuidad a su manager, después de que la temporada pasada llegaron hasta las semifinales y dicha decisión permitió que ahora la noven dispute la serie final, ante los Yaquis de Ciudad Obregón.

De la campaña del 2015 a la del 2017, al menos tuvieron dos managers por fase regular. Sin embargo, en la presente fase regular no fue así. El camino no fue del todo sencillo, porque en la primera vuelta concluyeron con marca negativa (15-20). La directiva analizó que los malos resultados fueron consecuencia de que algunos jugadores causaron baja por lesión.

Roberto Castellón, vicepresidente deportivo, mencionó que la continuidad de Vizcarra les dio estabilidad al equipo. “Sabíamos que no era por malas decisiones o porque tuviera problemas, definitivamente fueron por cosas ajenas a él por las que el equipo estaba perdiendo. Pero estábamos conscientes de que teníamos a cuatro muchachos que jugaban todos los días fuera del lineup, y el tiempo nos dio la razón, el equipo empezó a funcionar”.

Y detalló: “maneja el beisbol con los conceptos que nos gusta a nosotros. Le da libertar a los jugadores para trabajar”.

Los Charros bajo el mando de Vizcarra acumulan un récord en playoffs de 14-11 –tomando en cuenta hasta el primer partido de la presente serie final- y en fase regular han ganado el 50% de los partidos.

Raymundo Padilla, gerente deportivo, destacó del manager de los Charros el manejo que tiene de los jugadores, mantiene “una buena armonía, que es lo más importante, a todo mundo le daba su lugar y los ponía a jugar cuando era su turno, y eso tener un vestidor con mucha tranquilidad”.

•••

Uno de los objetivos de la directiva en la temporada 2018-2019 fue el contar con un staff de pitcheo sólido y concluyeron que contaban con una buena base de bateadores.

“Lo que nos enfocamos a tener un pitcheo sólido, nos ha funcionado muy bien tener tres relevos que nos tiren en la séptima, octava y novena, eso nos dio mucha fortaleza”, dijo Padilla.

Los lanzadores que se colocaron en las primeras 10 posiciones en el promedio de carreras limpias en temporada regular fueron: Elian Leyva (2.02), William Oliver (3.24) y Orlando Lara (3.98). Leyva se convirtió en el quinto jugador de la LMP en ganar la Triple Corona, quien no pudo continuar jugado al ser requerido por Atlanta. El equipo registró una efectividad colectiva de 3.58, en fase regular.

El representativo de Jalisco sumó en el draft de la postemporada a  los lanzadores Rafael Martín -colaboró para que el equipo avanzara a la Final de la LMP- y Manny Barreda –sería el encargados de subir a la loma en el tercer juego en la serie final y registró el segundo mejor promedio de carreras limpias-.

En el caso de los bateadores, el equipo ha construido un base de jugadores que acumulan al menos dos temporadas en la organización, como es el caso de Gabriel Gutiérrez, Manny Rodíguez –obtuvo por segundo año consecutivo el premio al Jugador Más Valioso de la LMP-, Amadeo Zazueta, Agustín Murillo, entre otros.

Más allá de las estadísticas, Padilla destacó la humildad con la que el equipo está tomando las cosas: “van juego por juego y han sido un equipo unido, si alguien comete un error todos lo apoyan para que se sienta cómodo”, señaló.