La Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) anunció que mantiene la suspensión a la Federación de Rusia, debido al escándalo de dopaje institucional entre el 2011 y el 2015, horas después de que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) reconociera la existencia de incoherencias en los datos entregados por el laboratorio de Moscú.

“El consejo respaldó la que es probablemente la recomendación más firme que hemos recibido del grupo de trabajo para que Rusia siga suspendida”, señaló el presidente de la IAAF, Sebastian Coe, tras una reunión del consejo en Doha, donde el viernes comienza el Mundial de Atletismo.

Pese a la exclusión de Rusia, atletas de este país han participado en las competencias internacionales bajo bandera neutral, siempre que se haya demostrado que están limpios.

Para el Mundial de Doha está prevista la participación, sin representar a Rusia, de 118 atletas de ese país.

Rusia está excluida por la IAAF de toda competición desde noviembre del 2015, por las revelaciones de un sistema de dopaje institucional que provocó un terremoto en el deporte mundial, y les costó los Juegos de Rio 2016.

El anuncio de la IAAF se produce en un momento en el que la AMA ha abierto una nueva investigación para esclarecer las incoherencias de los datos de los controles ofrecidos por el laboratorio de Moscú.

La AMA sospecha que esos datos fueron manipulados, y ha dado un plazo de tres semanas a Rusia para que dé explicaciones, bajo la amenaza de una exclusión de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Desean regreso de Semenya dentro de nuevas reglas.

Sebastian Coe dijo que espera que Caster Semenya regrese para competir en atletismo “dentro de los reglamentos”.

La campeona olímpica y mundial de 800 metros no competirá en el Campeonato Mundial de Atletismo en Doha, debido a las nuevas reglas que rigen los niveles de testosterona en atletas femeninas.

Semenya ha dicho que continuará su apelación contra la decisión del órgano rector.

Coe dijo que las reglas aseguraban un “campo de juego nivelado” para todos los atletas.

“Espero que dentro de las regulaciones que hemos establecido ella pueda continuar en la pista y el campo. Y es por eso que lo hemos hecho”, dijo Coe a BBC Sport.

“No hemos establecido esas regulaciones para excluir a las personas. En realidad, están ahí para permitirnos mantener la presencia de esos atletas con esa condición a nivel internacional”.

Las nuevas reglas establecen que los atletas con diferencias de desarrollo sexual (DSD) deben tomar medicamentos para reducir sus niveles de testosterona, una hormona que aumenta la masa muscular, para competir en eventos de pista que van desde 400 hasta 1,600 metros (con información de agencias).