El efecto de la noche mágica de la Serie Mundial 2020 se traduce para los Dodgers con las palabras influencia, engagement y audiencia, pero para el pitcher Julio Urías el ‘juegazo’ que tuvo al lograr el salvamento del título es solo eso, pues no impacta directamente en la revalorización inmediata de su contrato.

La coronación de los Dodgers es fuerza exponencial en sus componentes de valor como marca, tanto en la identidad del equipo con México como con la popularidad que tiene en el mercado hispano, el segundo más importante para el equipo fuera de Estados Unidos.

Y Julio, pese a no intervenir con redes sociales propias, es ya considerado un potencial macro influencer con una marca que expresa resiliencia y empuje.

Desde los 16 años trabaja el pitcheo en Los Ángeles y ahora, a sus 24, la constancia de sus resultados deportivos le estiman un mejor valor de contrato para el siguiente ciclo. En cinco años, Urías ha lanzado en temporada regular para 239 innings y los años con mayor pitcheo fueron el 2016 y el 2019, con 77 y 79.2 entradas, respectivamente. Este 2020, lanzó para 78 entradas, contando temporada regular y playoffs, y su cartera recibió su primer millón de dólares. El próximo año estará en su primer año de arbitraje y en el 2024, a sus 27 años de edad, alcanzará la agencia libre.

¿Qué tanto influye ser campeón de las Grandes Ligas en una mejora económica en el siguiente contrato anual?

“El salvamento (en el último juego ante Tampa Bay) significa cero para aspirar a un mejor contrato. Lo realizado en la postemporada no responde a la mayor incógnita de su valor. Él está subpagado de acuerdo a lo que está ofreciendo en el campo, como todos los jugadores cuando están en sus primeros tres años de arbitraje. Los beisbolistas, cuando firman, requieren cubrir días de servicio (jornadas laborales) que suman unos tres años de control absoluto del equipo sobre el jugador. En ese tiempo, la mayoría de los jugadores reciben contratos cercanos al salario mínimo, que está alrededor de los 425,000 dólares”, explica a El Economista, Octavio Hernández Pernía, analista de métricas avanzadas en Diablos Rojos del México.

Julio Urías, del 2016 al 2019, devengó en promedio 540, 625 dólares (poco más del salario mínimo). Para este 2020, de acuerdo a las leyes del sindicato de jugadores, tiene la opción de pedir un monto específico al equipo y negociarlo. Y si no se ponen de acuerdo, van a un proceso de arbitraje, que lo hace un juez civil que no tiene especialización en beisbol.

“A los peloteros jóvenes que prometen muchísimo les ofrecen contratos multianuales de 8 o 9 años cuando están en su primer o segundo año, en los que reciben el salario mínimo, pero esos contratos incluyen tiempo de agencia libre. El equipo se está ahorrando, en teoría, dinero, porque si el jugador llega a agencia libre cuesta dos o tres veces más”, menciona Octavio Hernández.

Scott Boras, representante de Urías y de unos 175 beisbolistas profesionales más, es conocido por sus prácticas de negociación al esperar que los jóvenes lleguen a la agencia libre, porque tienen mejor capacidad de generar mayores contratos.

Spotrac ya registra a Urías con un salario estimado de 2.3 millones de dólares en el 2021, pero ¿le convendría firmar desde este año un contrato multianual aprovechando el júbilo por el título, sabiendo que le falta cumplir dos años de arbitraje?

“Tiene riesgos específicos. Julio no ha tenido una carrera sana por los problemas en el hombro y por el tumor en el ojo. Estaría asegurando su futuro, sí, pero dejaría mucho dinero en la mesa en comparación con una oferta que pudiera recibir en su agencia libre”.

Además del factor riesgo por sus pasadas lesiones, la liga tiene sus propios desafíos a consecuencia de la pandemia. El comisionado Rob Manfred ha reportado endeudamiento y pérdidas económicas y estima que continuarán el año entrante. Se avecina también la discusión del contrato colectivo y el panorama no pinta bien, las tensiones entre el sindicato y los equipos son las más altas desde 1994. Uno de los puntos a tocar es el incremento del salario mínimo y la disminución del tiempo que un jugador está bajo control de un equipo antes de salir de agencia libre. El sindicato pide que sean cinco años en vez de seis.

“Urías, a pesar de que tiene proyección, no se puede comparar con los jugadores de élite. Es decir, no ha mostrado longevidad y no ha podido lanzar más de 100 innings en una campaña. Sigue sin tener una temporada para demostrar que puede ser número uno o dos de una rotación, y mientras no lo haga, la operación de su hombro le va a pesar en cuanto a valorización en el mercado”.

JuIio Urías se pierde de ingresos sin redes sociales

“Que aproveche este momento para crear sus redes sociales. Urías es una persona que ganó influencia por su talento, no por redes. El uso de las redes sociales le abriría más oportunidades, como ganar por colaboraciones patrocinadas con marcas”, apunta Gerardo Sordo, CEO de Brand Me. La agencia digital que gestiona campañas de influencer Marketing, estima que si Urías abre ahora sus redes sociales, en menos de un mes, puede superar más de 100, 000 seguidores.

Algo que lo pone en el nivel de macro influencer, es decir, una figura pública que consigue hasta 1 millón de seguidores.

“Si una marca se interesa en él, estaría ganando por contenido probablemente entre 60, 000 y 100, 000 pesos. Si tres marcas lo patrocinaran al mes, por medio de Instagram stories, otro en Facebook, y otro en Instagram estaríamos hablando de más de 300,000 pesos”, señaló Gerardo Sordo.

Como referencia, atletas superestrellas como Clayton Kershaw y LeBron James pueden cobrar hasta 64,929 dólares por post en redes sociales, de acuerdo a estimaciones del director general de Brand Finance México, Laurence Newell.

"La marca Julio Urías se asocia con conceptos de resiliencia, arrojo y empuje. Se puede definir de dos formas: La primera es como pelotero, es el primer lanzador mexicano con más ponches en un juego de Serie Mundial. Urías también es el primer pitcher mexicano en ganar un juego decisivo del clásico de otoño y es el primero en no permitir ninguna anotación en las cuatro salidas que hizo en la Serie Mundial. Tan solo por esas tres razones, Urías puede ser considerado como pionero en varias estadísticas y resultados”.

¿Qué componentes de valor tiene la marca Dodgers en México si Brand Finance la pone bajo su lupa?

"Los hispanos representan el 49% de la población de Los Ángeles (el segundo mercado deportivo más importante de los Estados Unidos), es decir, 5 millones de personas son piedra angular de la base de aficionados del equipo. Además, Fernando “el Toro” Valenzuela y la Fernandomania fue un impulso importante para el beisbol en Mexico".

marisol.rojas@eleconomista.mx