Luego de su triunfal regreso y tras cuatro años de ausencia en la plaza México, un adolorido y emocionado José Mauricio, platicó a El Economista sus impresiones y sensaciones tras conseguir, luego de cortar dos orejas, un lugar en la corrida de triunfadores mexicanos anunciado por la empresa.

“Tenía ilusión, ganas de volver, mostrarme, levantar la mano para decir aquí estoy y sigo vivo. El triunfo se dio porque pude expresar mis sentimientos que suele ser lo más complicado en el toreo pero que es lo que más le llega a la gente y ahora viene más por eso estoy más responsabilizado que nunca”, comentó el matador.

Las mieles del triunfo no son aspectos desconocidos en vida del diestro capitalino, a la mitad de su doctorado ya había realizado los méritos para salir en hombros del inmueble de la colonia Nochebuena y llegó a ocupar los primeros lugares del escalafón. Sin embargo, la mala administración, la falta de negociación con los despachos encargados de conformar carteles y quizá las pruebas que pone la vida, lo relegaron al olvido y fue hasta que de la mano de Alejandro Peláez y la empresa Tauroespectáculos, que tuvo el ‘empujón para torear en plazas en las que ya no lo contemplaban, incluso en las que lo daban por muerto como torero.

“Esto es consecuencia de lo que hemos venido haciendo y del trabajo realizado. Lo del domingo en la México ha sido la corrida que más me ha emocionado, la más sentida y no de este año, sino de toda mi carrera”, aseguró José Mauricio.

Consciente de que había dejado escapar el triunfo por fallar con la espada en su primer enemigo, José no se lo pensó mucho, entregó el pecho en la suerte suprema y fue alcanzado por ‘Malagueñito’ de Barralva que lo siguió al estar tirado en la arena y le tiró otro derrote mortal. El resultado, dos orejas al matador y la tranquilidad de muchos por no haber pasado del susto recibido y algunos golpes.

“Tenía que hacerlo de esa manera porque necesitaba ese triunfo, repetir en la de triunfadores y dar una llamada de atención, de deseo y de entrega pues el toreo no es otra cosa que ilusión, ganas y de mantener un sueño vivo”, reflexionó.

José Mauricio partirá plaza este domingo 22 de diciembre junto a Fermín Rivera y Juan Pablo Sánchez para lidiar un encierro de la ganadería tlaxcalteca de Montecristo en la corrida de triunfadores mexicanos y por último agradeció a quienes han estado al pendiente de su carrera, a los que fueron a verlo y se emocionaron con su toreo pero sobre todo, dijo: “A los que han puesto piedras en mi camino y no han creído en mí, ya que sin ellos no hubiera sido posible esa explosión de emociones y no sería la persona que soy hoy”, dijo.

kg