El esloveno Jan Polanc, de 25 años, ganó en solitario la cuarta etapa del Giro de Italia, este martes en las pendientes del volcán Etna, en una jornada en la que el luxemburgués Bob Jungels (Quick-Step) logró la maglia rosa de líder.

Polanc rompió los pronósticos en la prestigiosa etapa que finalizó en el refugio de Sapienza, a unos 1.900 metros de altitud, en la vertiente sur del mítico volcán. Había formado parte de una escapada con otros tres corredores (Brutt, Janse van Rensburg y Alafaci) desde la salida en Cefalú e inició la subida con cuatro minutos de ventaja.

En un colosal decorado de lava negra, fue capaz de mantener su ventaja, terminando con 19 segundos de ventaja sobre el ruso Ilnur Zakarin, que partió al contraataque antes del último kilómetro, mientras que el británico Geraint Thomas fue tercero, a 29. Los favoritos del Giro como Nairo Quintana, Vincenzo Nibali o Mike Landa, apenas si dieron avisos de ataque pero sólo tentaron el terreno sin dar un golpe en la carretera.