Flavia Pennetta (Brindisi, Italia, 1982) inició en el tenis profesional en la era en la que Martina Hingis y Lindsay Davenport dominaban el circuito de la WTA. Por aquellos años, el circuito profesional viviría uno de los cambios más radicales: optar por la potencia física y dejar sólo como recurso el aspecto técnico.

La italiana, que buscará a partir de hoy su tercera corona del Abierto Mexicano de Tenis para convertirse en la máxima ganadora del torneo, recuerda la era romántica del tenis femenil, cuando figuraba la alemana Steffi Graf o la estadounidense Monica Seles, cuando la técnica era lo más importante .

Hoy advierte que la intensa actividad, la constitución física de las oponentes y la urgencia de buscar una mejor posición en la escalera del ranking mundial obliga hasta cierto punto a optar por lo físico .

Flavia, quien ya ha estado en la élite del top 10, confiesa que el circuito es mucho más competitivo ahora que antes; en gran medida, por el trabajo del gimnasio. Los datos respaldan la declaración de Pennetta si se mira lo que ha ocurrido en el ranking del 2000 a la fecha: 15 lideresas de la WTA; del 1990 al 1999, sólo cinco tenistas tuvieron ese privilegio.

Éstas son las reflexiones de la italiana, quien regresa a Acapulco, uno de sus consentidos para iniciar la escalada del 2012…

Debutaste a finales de los 90 del siglo anterior, ¿cómo ha cambiado el tenis femenil, cómo era y cómo es ahora el circuito?

Respecto de finales de los 90, hoy el juego es más potente y rápido. Hay mucha atención a la preparación física; el entrenamiento en el gimnasio se ha convertido en un aspecto fundamental.

Además, las jugadoras de los años 90 tenían estilos diferentes entre ellas, contrariamente, hoy los estilos se van uniformando. Gracias a este aspecto, la rivalidad es hoy más verdadera e intensa.

Hoy parece que el aspecto físico resulta mucho más importante que el técnico…

Hoy nos concentramos mucho en la preparación física y en la potencia del tiro, en detrimento de una preparación más atenta al aspecto técnico-táctico. En cambio, se deberían desa­rrollar y considerar con la misma importancia estos dos aspectos.

En la ATP se habla mucho de la saturación de calendarios, ¿consideras que la temporada es demasiado exhaustiva y tiene más torneos de los que debería?

La programación de muchos torneos ofrece sin duda más oportunidades de ganar posiciones en el ranking pero, por otro lado, sería importante extender el periodo de descanso entre un torneo y otro porque esto significaría menos infortunios para los jugadores.

¿Actualmente le hace falta al tenis femenil figuras como las de antaño?

Sin desestimar las jugadoras actuales, en el tenis femenil hoy faltan atletas como (Mónica) Seles y (Steffi) Graf y eso, porque sólo la potencia física no es suficiente para alcanzar su nivel. La fuerza mental y el equilibrio, junto con la experiencia, han permitido a las dos destacarse en la historia.

Si tuvieras que mencionar dos características del torneo de Acapulco, ¿qué destacarías?

Acapulco es mi torneo preferido porque me ha regalado mucho. Ésta es para mí una ocasión para verificar mi preparación de inicio año y siempre me ha cargado para empezar a lo mejor.

Tengo grandes momentos y recuerdos de este evento y voy a tratar de ganarlo como siempre he buscado. Esperemos que nos vaya bien.

[email protected]