Chivas consumó la obra. Los tapatíos cayeron 2-0 en Paraguay pero en el global se impusieron 3-2 a los guaranís, ganando su pase a las semifinales de la Copa Libertadores, instancia que se llevará a cabo entre el 27 de julio y 5 de agosto.

El pase del Rebaño llegó luego de mucho sufrimiento, porque a los goles de Adalberto y Manuel Maciel se le unieron una pelota al palo y un par de pifias de los jugadores de Libertad que no supieron empujar balones que no podían tener otro destino que no fuera la red.

Luego de que el poste salvara a los mexicanos al minuto de partido tras un disparo de Rodolfo Gamarra, a los 19’ Gamarra abrió el marcador al adelantarse a su marca y tocar de primera intención una pelota en un tiro de esquina cobrado a primer palo.

Para el segundo tiempo, al 68’, Maciel apareció solo en segundo poste para empujar con la frente una pelota que cruzó toda el área sin que ningún defensor pudiera cortarla, en un grave error de la zaga rojiblanca.

Tras el segundo tanto de la noche, Libertad dejó con los nervios de punta a José Luis Real, técnico del Rebaño que vio como su rival dejó ir un gol cantado, y después, cómo su arquero se vestía de héroe para mantener en la siguiente ronda a las Chivas.

De la mano de una camada de jóvenes valientes, Guadalajara sorprendió al continente y ganó su derecho de disputar las semifinales en julio próximo.

Para aquel momento el equipo del Rebaño Sagrado ya tendrá a su equipo completo, incluyendo probablemente a sus seleccionados nacionales.