El francés Romain Grosjean fue suspendido por la Fórmula 1 para el próximo Gran Premio de Italia, tras el accidente que protagonizó este domingo en el circuito de Spa-Francorchamps, además fue sancionado con una multa económica.

La Federación Internacional de Automovilismo (FIA) penalizó al conductor de Lotus por el accidente que provocó en la largada del Gran Premio de Bélgica, justo al llegar a la primera curva, donde se vieron afectados el español Fernando Alonso, el británico Lewis Hamilton y el mexicano Sergio Pérez.

Los cuatro pilotos tuvieron que abandonar la carrera, y como consecuencia de esta acción el máximo organismo del automovilismo determinó que Grosjean no correrá en Monza la próxima semana, además de que tendrá que pagar 50,000 euros de multa.

En declaraciones a los medios antes de que se determinara la sanción, el piloto comentó: "Necesito ver las imágenes para ver qué pasó, prefiero no opinar. Lo importante es que estamos bien".

El incidente, sin consecuencias que lamentar para ninguno de los cuatro pilotos, ha sido considerado extremadamente serio por parte de los comisarios pues pudo haber "sido peor", dijo uno de ellos.

Así que han decido ser duros en el castigo por el "grave error" que ha cometido. Ni el francés ni el equipo han apelado aún la determinación.

EISS