“Si pudiera evadir una discoteca tan bien como pasa la pelota, estaría bien”, expresa Harry Redknapp sobre Giovani dos Santos, cuando el futbolista mexicano buscaba una nueva oportunidad para jugar en Tottenham, el club que eligió el delantero para catapultarse a la élite del futbol. No pudo ser así.

En el 2010, Giovani con 21 años había asistido a su primer mundial con la Selección Mexicana. Buscaba estabilidad con el equipo que pagó 7 millones de dólares, pero que, dependiendo de sus actuaciones, Tottenham podría haber pagado hasta 15 millones de dólares.

Dos años antes, en la presentación como refuerzo del equipo inglés, Giovani posó junto a Luka Modric, el mediocampista croata que le costó a Tottenham 23 millones de dólares. Giovani y Luka eran la apuesta a futuro del club londinense.

“Como asesor del futbolista, llega un momento que se está atado de cuando la familia interviene, porque no le puedes decir al jugador: ‘no le hagas caso a tu papá’, porque lo que va hacer es pelearse contigo”, indica Ángel Palma, consultor en imagen deportiva.

Zizinho, el padre de Giovani y Jonathan dos Santos, es quien definía la ruta deportiva, laboral.

Ambos jugadores pudieron jugar con la selección de España, porque tenían residencia y pasaporte del país al que llegaron en la infancia.

Aunque Vicente Montes funge como representante legal de los hermanos Dos Santos desde hace por lo menos 10 años, la influencia de Zizinho en la carrera de sus hijos ha sido clave para su trayectoria, y que hoy tiene a Giovani sin equipo, al negarse a disminuir los 6 millones de dólares de sueldo con Galaxy, su último club, por lo que el futuro del delantero se encuentra en otro club de la Major League Soccer (MLS) o en ligas como China, Arabia Saudita, Qatar.

“Se sabe que su padre es quien maneja la carrera de Giovani y Jonathan. Lo que él (Giovani) hizo en Tottenham lo deja marcado, puede estar en un restaurante tomando agua y la gente puede pensar que es vodka. Es más un estigma que tiene y que va a ser muy difícil que se le quite”, expone Mariano Trujillo, comentarista de Fox Sports en inglés de partidos de la MLS.

El control y la influencia de su padre han ocasionado la falta de estabilidad de Giovani en los clubes que ha participado, un total de ocho en 12 años de trayectoria.

En el 2015 llegó a la Galaxy de Los Ángeles con un contrato por cuatro años y 6 millones de dólares anuales, pero el club decidió rescindir el acuerdo con el jugador un año antes de su culminación, justificando baja de juego del mexicano.

Para Ángel Palma fueron tantas las expectativas que se crearon sobre Giovani que “a un jugador tan joven nunca le preocupa cuidar la imagen pública que daba, ni siquiera ante los directivos. Eso tiene mucho que ver su papá”.

Incertidumbre y retos en el futuro de Giovani

Giovani jugó 88 partidos con Galaxy, anotó 28 goles y dio 19 asistencias. También pasó más de 176 días lesionado, que significaron más de 25 partidos ausente por lesiones, en una de las peores épocas de Galaxy en la historia de la MLS.

“Se lastimaba mucho en Galaxy, pero había muchos más casos de jugadores lesionados muscularmente; tan es así que el equipo fue un desastre y, aun con Giovani en buen nivel, el equipo era un desastre. Zlatan tampoco cambió la situación”, refiere Mariano Trujillo sobre cómo Giovani fue un chivo expiatorio en el equipo para revertir la crisis, que incluyó también la salida de directivos, entrenadores y jugadores.

Con el sueldo que percibía en Los Ángeles, 6 millones de dólares al año, Giovani sería el futbolista con mayor salario del futbol mexicano. André-Pierre Gignac recibe 4.4 millones de dólares, según fuentes extraoficiales.

En la Super Liga de China, Giovani sería el jugador número 17 en cuanto al salario, y donde Óscar es el mejor pagado con 24.4 millones de dólares al año. Otros jugadores con sueldos millonarios en el torneo asiático son Ezequiel Lavezzi (15 millones de dólares), Paulinho (7 millones) y Renato Augusto (6.5 millones).

Tanto Trujillo como Palma destacan que Giovani ha tenido logros deportivos importantes, como la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres, así como el título mundial sub 17 en el 2005, y que, aunque en su trayectoria en clubes no ha tenido estabilidad ni títulos deportivos, sus decisiones lo han llevado a su situación actual.