Varios han sido los decesos que se han registrado de manera fulminante dentro de la cancha, con una media de edad para los jugadores de 24 años y tres meses.