Johannesburgo.- Resueltas la mayoría de sus incógnitas, México tiene aún la duda sobre quién será su centrodelantero titular en su debut el viernes ante Sudáfrica en la inauguración de la Copa del Mundo.

La batalla por ese puesto la dirimen el veterano Guillermo Franco y el joven Javier Hernández.

A juzgar por las últimas alineaciones usadas en los amistosos, el entrenador Javier Aguirre saldría con Oscar Pérez en la portería, una línea de cuatro defensores compuesta por Ricardo Osorio, Francisco Rodríguez, Paul Aguilar y Carlos Salcido; Rafael Márquez, Gerardo Torrado y Efraín Juárez como volantes, mientras que Giovani Dos Santos y Carlos Vela jugarían adelante por los dos costados.

Pero hace falta definir un nueve.

Por un lado está la veteranía de Franco, un delantero nacido en Argentina que ya jugó el pasado Mundial de Alemania. Por otro lado, está el "Chicharito'' Hernández, quien con apenas 22 años es la nueva sensación del futbol mexicano y que hace poco fichó con el Manchester United.

Franco juega para el West Ham de la Liga Premier, donde marcó cinco tantos la temporada pasada, mientras que Hernández estableció un récord para el torneo mexicano al anotar ocho goles en sus primeros cinco encuentros del torneo Clausura.

El "Guille'' Franco no estuvo para los primeros ocho amistosos de México por no tratarse de fechas FIFA, pero para el primero de la gira europea fue titular ante Inglaterra. Marcó el gol en la derrota 3-1 en el estadio Wembley, pero salió con una lesión en el pie derecho que lo marginó de las prácticas hasta apenas hace unos días.

Hernández aprovechó su oportunidad en los siguientes tres encuentros amistosos ante Holanda, Gambia e Italia marcando tres tantos. Es un atacante rápido que va bien en el juego aéreo y parece haberse acoplado con Dos Santos y Vela, compañeros suyos en selecciones menores, pero Aguirre parece que se inclina por jugadores más experimentados en algunas posiciones y no sería raro ver a Franco como titular ante los sudafricanos.

BVC