Enrique Bonilla asistió a Leaders Sport Business Summit en Londres para exponer los planes estratégicos de la Liga MX. El presidente del torneo mexicano compartió experiencias con directivos como Nuria Tarre, jefa de la oficina de mercadotecnia de City Football Group, dueños de Manchester City, New York City, y también son los directores de negocios de equipos como Inter de Milán, Fenerbahce, Everton y Benfica.

El mensaje que dio en Londres en el otoño pasado era claro: una Liga norteamericana.

“Es posibilidad”, indicó Bonilla, y argumentaba su propuesta en la obtención de la candidatura mundialista conjunta para el Mundial del 2026.

“Si podemos hacer una Copa del Mundo, podemos hacer una Liga norteamericana o una Copa norteamericana. La idea principal es que tenemos que crecer juntos para competir. Si no, sólo habrá gente rica en Europa y en el resto del mundo no”.

Los caminos de la Liga MX y la Major League Soccer parecen estar conectados invariablemente a la influencia de cada uno de los territorios. Han existido intentos por hacer un torneo binacional, la Superliga (2007-2010) y la Campeones Cup (que inició en 2018); además de la serie de enfrentamientos entre equipos mexicanos y estadounidenses en la Liga de Campeones de Concacaf.

Además de la rivalidad, Liga MX y MLS buscan ser socios.

“El mercado hispano y mexicoamericano es y siempre ha sido de gran importancia para la MLS. En sus inicios, la Liga estratégicamente otorgó clubes a las ciudades con mayor cantidad de hispanos en Estados Unidos, incluyendo Chicago, Dallas, Los Ángeles, Miami, Nueva York y San José”, expresa Marisabel Muñoz, vicepresidenta de comunicaciones de la MLS.

La vicepresidente identifica que 34% de la afición de la MLS es hispano. Además 41% mujeres y 39% millennials, lo que asegura una relación de varios años entre los aficionados y el torneo.

“Los mercados con más aficionados hispanos son Los Ángeles, Nueva York, Miami, donde próximamente debutará una franquicia de la MLS, Houston, Dallas y San José”, indica Marisabel Muñoz.

La llegada de jugadores mexicanos a franquicias de la MLS ayudó al posicionamiento de los equipos, como es el caso de Carlos Vela con Los Ángeles FC; o en su momento Cuauhtémoc Blanco con Chicago Fire.

“La audiencia crece cada año y los partidos de la MLS son vistos en 170 países”, señala la vicepresidenta. Para la temporada 2019 del torneo estadounidense, ESPN obtuvo los derechos de transmisión de los 408 partidos de temporada regular, juego de estrellas y playoffs hasta 2022 en idioma español para Latinoamérica, incluyendo México.

Entre los motivos para adquirir los derechos de transmisión del torneo estadounidense, se encuentra que algunos de los mejores jugadores de la MLS y de mejores contratos son latinoamericanos, como Gonzalo Martínez, Ignacio Piatti (Argentina), Josef Martínez (Venezuela), Carlos Vela y Marco Fabián (México).

“Campeones Cup incluye una colaboración para compartir mejores prácticas entre las ligas, al igual que un enfoque en la responsabilidad social para impulsar un cambio positivo que cruza las fronteras”, explica la MLS en el informe oficial de la nueva temporada 2019.

Sin embargo, no sólo la MLS aprovecha el crecimiento exponencial en los últimos años para formar una relación de cooperación con la Liga MX, ya que el torneo mexicano es la competencia de futbol más vista de todo Estados Unidos, con un promedio de audiencia de 960,000 espectadores por partido, aunque en juegos que incluye a equipos como América, Guadalajara, Cruz Azul, la audiencia puede llegar hasta 2 millones de televidentes, según información de Gilt Edge Soccer Marketing.

La agencia contabiliza que durante el 2018 la Liga MX registró 11 de los 20 partidos de futbol con mayor audiencia en los Estados Unidos. Equipos como América y Santos ya hacen negocios o patrocinios con marcas estadounidenses y las proyecciones de Alejandro Irarragorri, presidente de los Guerreros, es que los equipos mexicanos pueden obtener hasta 30% de sus presupuestos en el país vecino.

En cada fecha FIFA, al menos cinco clubes del futbol mexicano realizan partidos amistosos en Estados Unidos. La rivalidad permanece, pero las ligas buscan aprovechar el ingrediente como forma de generar nuevos negocios, quizá una Liga binacional.

[email protected]