El ciclismo no es un modelo sostenible , dijo hace unas semanas el magnate ruso Oleg Tinkoff, propietario de uno de los equipos ciclistas profesionales que disputarán este fin de semana el Tour de Francia.

Los costes están aumentando y no hay gran nivel de ingresos; al contrario, tuve que invertir 50 millones de euros de mi bolsillo , explicaba al periódico italiano ?La Gazzetta dello Sport.

Es por ello que equipos como el Tinkoff e IAM Cycling desaparecerán a finales de este año debido a la falta de apoyo financiero. Orica es el más reciente patrocinador que ha anunciado que dejará el ciclismo al terminar la temporada 2017.

El magnate Tinkoff Oleg Tinkoff dijo que cree que los equipos BMC Racing y Katusha también desaparecerán. La razón para todos es la misma: los inversores no quieren arriesgar millones de euros en medio de un entorno económico internacional difícil.

Simplemente no hay dinero para gastar en el patrocinio deportivo o se han desvinculado del ciclismo debido al dopaje.

En todo caso, ni el Tour de Francia, ése con su caravana amarilla que enaltece a los sponsors, ha logrado convencer a los empresarios para que inviertan en este deporte.

La crisis comienza a dejar una brecha significativa en la lista de los equipos World Tour, y muchos corredores luchan por encontrar un contrato que les dé mejores sueldos.

En tanto, Orica-GreenEdge tiene 18 meses para asegurar un nuevo patrocinador.

En cualquier deporte, es muy complicado que los acuerdos con patrocinadores sean por periodos muy largos, pero en el ciclismo algunos han sido de cinco años más o menos.

Hay una serie de factores que actualmente no ayudan que los equipos ciclistas profesionales consigan dinero en efectivo.

Una de ellas es el presupuesto que se requiere. Y es que la inversión en una escuadra ciclista es muy alta. Tan sólo se estima que un equipo como Sky cuenta con un presupuesto de 24 millones de libras (32 millones de dólares), mientras que un presupuesto de un equipo promedio que participa en el tour es de 11 millones de libras (14.6 millones dólares).

Aunque la exposición durante las tres semanas del Tour es buena, algunos como Oleg Tinkoff aseguran que no vale la pena la inversión cuando los equipos no obtienen, por ejemplo, ingresos por los derechos de televisión como en el futbol.

Aunado a ello, los altos sueldo que perciben algunos corredores como Chris Froome, Peter Sagan o Alberto Contador, que es de unos 3.9 millones de dólares en promedio, se ponen fuera del alcance de muchos equipos.

La ecuación es simple: entre más dinero, mejores corredores y más victorias, lo que resulta en una mayor exposición. Pero para los equipos con presupuestos limitados, sencillamente ésta no es la opción.

En el 2014, Graham Barttlet, exdirector del club de futbol Liverpool, se adentró en el ciclismo para promover una iniciativa llamada Velon, con la que pretendían ayudar a desarrollar el ciclismo .

La propuesta era simple: en primer lugar, conseguir un deporte más apasionante para los aficionados con una reforma del calendario. En segundo, aplicar las nuevas tecnologías para mostrar las carreras desde dentro. Por último, crear una economía sostenible a través de acciones colectivas.

Pero el progreso ha sido lento y poco. Velon alcanzó un acuerdo para proporcionar imágenes de video en directo en moto para mejorar la cobertura televisiva, a cambio de una tarifa, que se distribuye entre los equipos miembros.

Desafortunadamente, el dinero disponible no será suficiente para mantener a todos los equipos WorldTour, y no puede ser visto como un remplazo de los patrocinadores top.

Los problemas económicos no son el único problema. Un nuevo equipo que parecía que iba a surgir -Bahrain Cycling Team- está envuelto en un escándalo sobre el historial de derechos humanos de su dueño, el príncipe Nasser bin Hamad Al Khalifa.

Así, algunos equipos que participarán en el Tour de Francia que inicia este sábado viven quizá sus últimos momentos; mientras que otros seguramente empiezan a enfrentar esa carrera en contra del tiempo: la de la búsqueda incesante de financiamiento.