Los golfistas mexicanos que participarán en Tokio 2020 no escatiman en asegurar que irán por una medalla. Su confianza y motivación, señalan, proviene de sus últimos dos años de experiencia en los más importantes torneos del mundo.

Para los Juegos de este verano, México ha asegurado la participación de dos representantes varoniles: Abraham Ancer y Carlos Ortiz, quienes ganaron su boleto por ubicarse en las posiciones 10 y 22 del ranking olímpico de la Federación Internacional de Golf (IGF).

Esto supera la representación varonil de 2016, cuando solo clasificó Rodolfo Cazaubón. Pero la participación de Tokio no solo se diferencia a la de Río en cantidad, sino también en calidad.

En aquel año, Cazaubón participó en Juegos Olímpicos solo por una invitación luego de que el filipino Angelo Que declinara participar tras enfermarse de zika. El ranking mundial del mexicano en aquel momento era el 381, por lo que no había un potencial de medalla en él como sí existe en Ancer y Ortiz.

“Es abismal la diferencia a favor de la delegación actual comparada con la de 2016. Sin menospreciar a Rodolfo, no se compara el nivel que traen actualmente Abraham y Carlos, además de que ya saben lo que es ganar. Su experiencia y la confianza es mucho mayor que en 2016, no hay punto de comparación”, menciona Esteban Galván, analista de golf con 22 años de experiencia.

Abraham Ancer ha participado en 16 torneos PGA en lo que va de 2021, mientras que Carlos Ortiz en 17. Del tamaulipeco destaca su segundo lugar en Wells Fargo y del jalisciense el cuarto lugar en el Phoenix Open. Además, ambos estuvieron en The Players, The Masters y el US Open.

“De mis fortalezas podría mencionar muchas cosas, pero creo que la principal es la confianza, he estado jugando bastante sólido un buen rato y siento que he jugado mejor donde están los fields más difíciles y campos más complicados”, señaló Abraham Ancer en conferencia el martes.

“No sé cómo vaya a estar el campo en Tokio pero vamos con bastantes ganas y confianza, estamos jugando buen golf y de mi parte el lado mental lo tengo muy claro: sé lo que quiero y sé que si voy bien preparado y tengo dos o tres días buenos de práctica vamos a tener una buena oportunidad de ganar una medalla”, agregó.

Ancer se dice motivado de hacer su debut en unos Juegos Olímpicos al igual que Carlos Ortiz, quien señala a El Economista que jugar en Tokio no les brindará más oportunidades comerciales, sino experiencia: “Nos dará experiencia más que cualquier otra cosa y creo que todos venimos jugando torneos de muy alta calidad”.

El torneo olímpico varonil se disputará del 29 de julio al 1 de agosto (antes del femenino) y, por ahora, ninguna de los participantes extranjeros conoce el campo. El único país que llevará cuatro representantes varones es Estados Unidos, mientras que México y Canadá son los únicos del continente americano con dos.

El sembrado número uno es el español Jon Rahm, recientemente campeón del US Open. Los otros cuatro favoritos dentro del Top 5 son los estadounidenses Justin Thomas, Collin Morikawa, Xander Schauffele y Bryson DeChambeau, mientras que otros participantes destacados son Rory McIlRoy (Irlanda), Viktor Hovland (Noruega) y Hideki Matsuyama (del anfitirión, Japón).

fredi.figueroa@eleconomista.mx